Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com

sábado, 3 de marzo de 2018

EL LUNES SE SABRÁ SI EXTRADITAN A CHILE A FACUNDO JONES HUALA

(Resumen Latinoamericano).- “No quiero que me extraditen” dijo el lonko mapuche al juez Villanueva en el extenso juicio que se prolongó por 12 horas. El fiscal considera procedente el pedido formal del Estado chileno.

Levantó su brazo derecho con el puño apretado y sonrió como gesto de despedida. Del otro lado del vallado, sus familiares y autoridades de la comunidad mapuche respondieron con un fuerte ¡Marichi Weu! Facundo Jones Huala se retiró del gimnasio 3 de esta ciudad, en medio de un celoso operativo de seguridad, que incluyó cientos de efectivos de fuerzas federales, con la preocupación de que su extradición a Chile está demasiado cerca. Más aún, tras el pedido del fiscal federal Jorge Bagur Creta que consideró que es procedente la extradición de Jones Huala para que comparezca ante la justicia chilena por los delitos de incendio en lugar habitado y tenencia de armas de fabricación casera. El lunes a las 11 se conocerá la resolución del juez federal Gustavo Villanueva. Aunque se podrá apelar ante la Corte Suprema.
El fiscal desestimó extraditar a Jones Huala por los delitos de posible tenencia de cartuchos de escopeta calibre 12 y por haber entrado a Chile de manera clandestina infringiendo la ley de extranjería del vecino país, porque no son conductas delictivas en Argentina.
La piedad
“No quiero que me extraditen. Muchos quizás pensarán que me mandan con mi gente, porque allá igual hay mapuches, pero no voy a ir a una comunidad, me mandan a una cárcel privada, en un contexto de represión política muy grande”, sostuvo Jones Huala casi al finalizar la audiencia, que se prolongó durante 9 horas. “No voy a pedir piedad jamás, Ni aquí, ni en Chile, ni en ningún lado. Hagan lo que quiera, lo que su conciencia les dicte”, afirmó Jones Huala.
La abogada Sonia Ivanoff, que defiende a Jones Huala, planteó la nulidad del proceso por irregular. Advirtió que no es procedente la extradición porque no se puede juzgar a una persona dos veces por el mismo hecho. Sostuvo que se trata de delitos políticos los que le atribuyen al lonko de la comunidad Pu Lof Cushamen. Y advirtió que es un caso de persecución política.
Como última opción, la defensora solicitó que Jones Huala sea juzgado por los delitos que se le imputan en Argentina. Y que se tome en cuenta todo el tiempo que lleva en prisión preventiva. Jones Huala está detenido desde el 27 de junio pasado, pero antes ya había cumplido otros meses en prisión.
También, el fiscal pidió tener en cuenta esa situación. Bagur Creta dijo que la decisión final para que sea juzgado en la Argentina la tiene el Ejecutivo nacional.