Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
América Bolivariana.... un espacio de la Agencia de Noticias Prensa del Pueblo que recorre los medios de comunicación de nuestra América para alzar la voz del pueblo que se organiza y lucha....

viernes, 3 de abril de 2020

[VÍDEO] "CUBANAS, MUJERES EN REVOLUCIÓN"

Documental de dirigido por María Torrellas.

CUBANAS, Mujeres en Revolución : español from mascarocine on Vimeo.


Se liberó la película documental "Cubanas, mujeres en Revolución" en la plataforma Vimeo para que pueda ser vista de forma gratuita. Esta producción del grupo de cine independiente Mascaró Cine y Resumen Latinoamericano fue dirigida por María Torrellas, quien habló con Barricada TV y contó el recorrido de la realización del film.

(Leer nota completa)

MÉXICO: PANDEMIA DE DESIGUALDADES II

La pandemia desnuda uno de los pilares que sostiene la sociedad capitalista: la desigualdad

(cimacnoticias.com.mx).- A medida que se extienden los signos de la pandemia en el país, se hace más evidente la urgencia de acciones integrales y coordinadas por parte del gobierno y de la participación decidida y responsable de la sociedad. Persisten, sin embargo, inercias que contrastan con la aceleración del contagio y que a estas alturas resultan no sólo negligentes sino irresponsables y dañinas. Mientras parte de la sociedad quiere seguir en su burbuja y hasta medrar con la emergencia; parte del gobierno se aferra a la rutina del discurso vacío, las buenas intenciones y la descalificación. En tanto, se juega la salud y la vida de miles de personas, el bienestar de millones y, sin exageración, el futuro del país.
La crisis actual rebasa las fronteras y las responsabilidades nacionales, lo que no borra ni justifica las carencias y fallas pre-existentes. Al contrario, esta pandemia confirma el efecto devastador de los recortes al sector salud y del desmantelamiento, por fortuna, parcial, del sistema de seguridad social, y de las asociaciones estratégicas con organizaciones de la sociedad civil, en aras de la centralización gubernamental de los recursos.
La emergencia ha desnudado también la limitación de las encargadas de las políticas de igualdad, que en vez de propuestas claras, nos ofrecieron la semana pasada un curso básico en desigualdad de género y un discurso “maternalista” trasnochado.
Que todavía no se haya liberado el presupuesto para refugios  cuando las propias funcionarias reconocen el riesgo que corren las mujeres bajo confinamiento, no es más que el resultado de la subordinación de las políticas sectoriales  a la línea presidencial.
Que todavía no se cuente con un paquete de medidas económicas para garantizar un ingreso básico y alimentación a los millones de familias que viven al día, en la marginación o en la miseria,  muestra un desapego de la realidad por parte del Ejecutivo y de su gabinete y una falta de miras de actores económicos que podrían incidir en las políticas públicas, en busca de un futuro sustentable (y mejor) para todos.
En este difícil entorno, el reconocimiento de la emergencia sanitaria y el despliegue de actividad del personal especializado del sector salud, que deberán complementarse con disposiciones legales y medidas económicas a la altura de la situación, constituyen un primer paso indispensable para enfrentar la tormenta. Otro paso necesario será la toma de conciencia del sector privado y de la sociedad –en particular de quienes tienen más recursos y opciones – de su co-responsabilidad en este trance.
Si salir a pasear cuando se puede y se debe permanecer en casa, es irresponsable, descalificar las medidas para “achatar la curva”, violar los derechos laborales obligando a la gente a trabajar o dejando sin sueldo las trabajadoras del hogar, encarecer productos cuyo precio no depende del dólar, acaparar alimentos o medicinas es atentar contra el bien común, una conducta criminal, por lo menos en sentido simbólico.
La desigualdades y fallas no pueden contrarrestarse con exaltaciones de la familia como “pilar social” ni con el elogio de “empresarios solidarios”. Se requiere de un discurso de Estado que apele a la unidad social, respaldado con acciones legales y medidas económicas concretas para proteger el empleo, evitar la pauperización general, castigar la manipulación de precios y los saqueos programados que siembran inseguridad; y prevenir la violencia en casa y la que puede surgir en las calles si no se garantiza la subsistencia de la población precarizada. Todo ello con pleno apego al respeto a los Derechos Humanos y la democracia, como han subrayado Naciones Unidas y ONG diversas.
Se requiere sobre todo de una ciudadanía comprometida con la convivencia democrática, la libertad y el respeto a los demás, que rechace las noticias falsas, las falsas soluciones autoritarias y el imperio del miedo. Más allá de las fallas y aciertos del gobierno, de la insidia o avaricia de sectores particulares, nos corresponde a la sociedad hacernos cargo de nuestros actos y de nuestro impacto en este mundo.
Ojalá, pese a la adversidad, encontremos tiempo para reflexionar, idear nuevas formas de convivencia y exigencia, para re-construirnos con más solidaridad, igualdad y libertad. 
(Leer nota completa)

ESTADO DE EMERGENCIA Y VIGENCIA DE LOS DERECHOS HUMANOS EN PANAMÁ

Observaciones y propuestas desde los DDHH

(Radio Temblor).- Con el propósito de trascender la mirada de urgencia ante la pandemia del COVID-19 en Panamá, y avanzar a pensar en cómo queremos vivir como sociedad luego de pasada esta crisis, las organizaciones de sociedad civil y personas Defensoras y Defensores de derechos humanos, abajo firmantes hacemos observaciones y propuestas al Gobierno nacional sobre las políticas de emergencia que están colocando en “riesgos de salud” a la Democracia y la vigencia de los derechos humanos, en especial de las mujeres, pueblos originarios y las poblaciones empobrecidas en todo el territorio nacional.

. Somos conscientes de la crisis y el estado excepcional de la misma, sin embargo, nos negamos a aceptar como “normal” la profundización de las desigualdades y discriminaciones de genero ante medidas que dan como supuesto que todas las personas que habitamos este país estamos en igualdad de condiciones para recibir sus impactos. No todas ni todos gozamos de los mismos derechos ni condiciones de vida desde antes del COVID-19. Somos uno de los países más desiguales del continente, por lo tanto, las medidas de cuarentena tendrán resultados diferenciados ante esta desigualdad. Las políticas de cuarentena afectan más a las mujeres y hogares monoparentales; en las espaldas de estas y en las que son jefas de hogares recae la economía del cuidado, y es en esta esfera donde se centra el combate a esta pandemia.

. Reconocemos el trabajo realizado por el Equipo del sector salud y sus funcionarios a nivel nacional y rechazamos cualquier violación a sus derechos humanos, no podemos aceptar como “normal” o inevitable su contagio y muerte, urge priorizar su real protección y cuidado. Debemos aprender de las fallas del sistema para crear normas que realmente humanicen la atención a pacientes; generen condiciones laborales equitativas en este sector, y finalmente recuperar la confianza y bioética en la relación servidores de salud – pacientes.

. Necesitamos un Consenso nacional ante las medidas que afectan nuestro presente y futuro, en especial la reorganización de nuestras prioridades presupuestarias, de inversión social, y la protección ante cualquier intento de privatización de los servicios y recursos de salud de la Caja del Seguro Social y del MINSA. Nos mantenemos alertas ante cualquier intento de aprovechar esta crisis viral para limitar y retroceder de manera permanente los derechos humanos.

. Urgen estrategias que ayuden a recuperar las economías nacionales y locales desde una mirada de desarrollo humano con enfoque de géneros; de interculturalidad; de seguridad y soberanía alimentaria; y de sostenibilidad ambiental. Ya hemos visto las fallas de nuestro modelo ante esta epidemia y las vulnerabilidades que trae ser una plataforma de servicios transnacionales y de minería. Ante esto se debe de generar un espacio de asesoría estratégica con visión de Estado.

. Rendición de Cuentas. Adoptar medidas de aislamiento y distanciamiento social, no implica que desaparece la responsabilidad de las autoridades de informar y ser transparentes en el uso de recursos públicos en el Programa de emergencia de Panamá Solidario y en otras medidas económicas a tomar. El enriquecimiento a costa de esta pandemia debe ser declarado como delito de lesa humanidad.

Ante lo expuesto y con el propósito de contribuir con un abordaje estratégico de esta pandemia, pedimos al señor Presidente Laurentino Cortizo Cohen y a Autoridades las siguientes medidas:
  • Incorporar a la Comisión Asesora del MINSA a expertos/as de otras ramas de las ciencias, en especial de las ciencias de la Salud Mental, de la Sociología, Trabajo social, Economía y de las políticas con enfoque de Género, de Adultos Mayores e interculturalidad. Esto ayudará a evitar medidas parciales que no contemplen las dinámicas sociales, de género, de diversidad sexual, y territoriales de la población en cuarentena. Por ejemplo, la discordancia de horarios de servicios bancarios con los horarios de circulación.
  • Crear una Comisión Asesora del Ministerio de Economía y Finanzas conformada por expertos/as de los diversos sectores de la economía, en especial de aquellos que hemos identificado como estratégicos para la protección de la salud y la seguridad alimentaria de la población, no hay certeza de que no se repita otra pandemia en el futuro próximo.
  • Fortalecer las medidas y servicios de protección hacia las mujeres, en especial de quienes viven en riesgo de violencia y explotación económica tales como trabajadoras del servicio doméstico, del sexo, trabajadoras rurales, mujeres trans, artesanas, migrantes, del sector informal y aquellas que fueron enviadas por sus empleadores a sus casas sin claridad de sus condiciones de retorno laboral.
  • Acelerar la atención a la población privada de libertad para prevenir la contaminación por su hacinamiento carcelario. Especialmente a las mujeres privadas de libertad y sus hijos/as. El derecho a la vida es inalienable y universal.
  • Fortalecer los mecanismos y servicios de denuncia y protección de personas Adultas Mayores que viven en riesgo de violencia con familiares, y las que están en hogares y residencias para mayores, tanto públicos y privados. Así como revisar las normativas que se han visto insuficientes en esta crisis para garantizar los derechos humanos de esta población.
  • A la entidad con el mandato de velar por el cumplimiento de los derechos humanos como es la Defensoría del Pueblo, le exigimos su presencia y trabajo visible y concreto para asegurar la vigencia de los derechos de todas y todos sin distingo de edad, géneros, estatus migratorio, origen étnico ni social.
  • A la Procuraduría de la Administración que refuerce el monitoreo del cumplimiento del Código de ética de las y los funcionarios públicos y que proponga una ley que haga imprescriptible los delitos de enriquecimiento ilícito en momentos de pandemia, pues son delitos de lesa humanidad.
  • De igual manera pedimos al Tribunal Electoral que impulse la revocatoria de mandato de todo diputado/a, alcalde/sa y representante de corregimiento que se compruebe se ha aprovechado del uso de fondos y medidas de urgencia para el clientelismo político y la corrupción.
  • Al Ejecutivo que, así como existe una cuarentena social, que exista una “cuarentena económica” que limite las ganancias a costa del sufrimiento del pueblo panameño. Que impulse una Ley que haga imprescriptible los delitos de enriquecimiento ilícito mediante la corrupción de funcionarios públicos y el tráfico de influencia para negociar los servicios de
  • urgencia que han surgido de esta crisis y que son brindados por empresarios y empresas privadas.
Finalmente, hacemos un llamado a la ciudadanía, a la empresa privada, a nuestras autoridades locales y nacionales, a recuperar el sentido de Bien Común, de solidaridad y empatía con el dolor, miedos e incertidumbre de las familias panameñas. No sería correcto una política pública que decida sobre la vida y la muerte de una población en particular; como tampoco es correcto una ciudadanía y empresas que no colaboren con las medidas de seguridad y cuidado de la comunidad. Solo unidos/as podremos salir con vida e integridad; debemos cuidar el costo humano que represente una aparente victoria ante el virus. La victoria final será haber mostrado la ética y el respeto a la vida sin discriminación ni desigualdad, haber aprendido que solo la justicia y la igualdad sustantiva nos hará vivir con dignidad ante las presentes y futuras generaciones.

Panamá 31 de marzo del 2020.
(Leer nota completa)

PANDEMIA PETROLERA Y POLÍTICO MILITAR

El petróleo es un campo de batalla. El crudo como causante del gran conflicto mundial.

(alcarajo.org).- Esta vez su detonante una pandemia global afecta las restricciones de su uso. El planeta en la entrada de entrada de una nueva recesión mundial. La última fue la recesión de 1928. Esta vez no ha aguantado por 8 años su nuevo ciclo. Las cosas se le aceleran al capitalismo.
Como un tema de salud esta vez mundial de inmediato apunta a la salud pública y de allí la geografía de la energía se paraliza.
La Geopolítica de los recursos ayuda a quebrar la economía global.
Un nuevo frente esta vez viene a fatigar el poco Pacífico transitar de los grandes cordones humanos. No hay garantías que en esta parte del planeta de América Latina y caribeño no se vean afectados por la enorme pandemia estacionada ahora en destacados países europeos y quien se empeñó de forma planificada ser los líderes del coronavirus; EE.UU.
Sin dudarlo este último hace de sus problemas un liderazgo y una vez más se proponer derrotar el gobierno venezolano.
En EE.UU. están los recursos clínicos y económicos para detener la pandemia al menos en su territorio, pero este escenario no les conviene es decir no lo desean. Todo porque en Norteamérica les gusta el mandato con crisis y esto garantiza el temor acá en esta región. No es casual que New York sea a esta hora el líder de la enfermedad ya que esta crisis está claro ayudará a tumbar militarmente al gobierno venezolano la estrategia está muy clara y el Bolivariano país debe tener mucho más cuidado en sus pasos y estrategias.
Por eso la confirmación del Consejo de Estado y anterior a esto la Federación Rusa asume desde el Kremlin las mínimas decisiones con el gobierno venezolano en cuanto a las transacciones petroleras.
Vamos a ver que hacen ahora si van a seguir las sanciones las cuales ahora involucrarán directamente los intereses de Rusia qu ju enes han visto esta región a partir de Venezuela como su nueva área de inversión.
El escenario político energético cambia aceleradamente con el transcurrir de los días.
No es el peor momento para el negocio del crudo y EE.UU. intenta que al paso de esta crisis Venezuela pueda activar a PDVSA y con ella de allí luego de suplir el mercado interno ir a su puesto de siempre tanto en la OPEP como su liderazgo en buena parte del mundo pues su sola presencia y propuestas modifica el mapa del consumo en importantes zonas consumidoras.
Por eso Trump se juega junto a su equipo ignorar su grave y delicada crisis interna y volcar su mirada hacia el sudamericano país.
La estrategia detener su emerger pues todo indica que el RECIENTE equipo que retoma su estatal petrolera desarrollará el nuevo futuro de su estatal petrolera la cual tendrá una nueva oportunidad.
Mienten quienes interna y externamente exponen que PDVSA no tiene un campo en este momento.
Y de donde saldrá el petróleo que requerirá el planeta mientras otras estatales tienen que anunciar su ruina tras esta profunda crisis, pero lo mismo no ocurrirá con la venezolana PDVSA pues a pesar de su crisis su infraestructura sigue siendo muy poderosa.
¿Qué necesita? Un liderazgo del cual la conformación de su nueva directiva está consciente y trabaja en ella.
El apoyo de Rusia se convierte en un problema que puede ser muy grande sino cambia de estrategia la Oficina Oval.
Seguir arriesgándose con el primer puesto del coronavirus teniendo todos los recursos clínicos es un riesgo que cuando se convenza de tomar medidas será muy grande.
Quedará tan golpeado que los veremos rogar ayuda médica de quien a hecho su enemigo: Cuba.
Y cava la fosa a las elecciones de noviembre 2020 en la cual no ganará nada que recuerde a Trump.
(Leer nota completa)

jueves, 2 de abril de 2020

LATIDO INDÍGENA 02 ABRIL 2020

Saludos, compañeras y compañeros de la Patria Grande - AbyaYala.

(Aler).- América Indígena en Red de ALER comparte su programa "Latido Indígena" correspondiente a este jueves 02 de abril de 2020. Producción Hugo Ramírez, Coordinación General ALER




Titulares:

  • México: comunidades indígenas de Veracruz aprueba medidas de la cuarentena para hacerle frente al COVID-19
  • México: Pueblo de Oxchuc paulatinamente se acoge al aislamiento social.
  • Guatemala: Comunidad Chinautla, muy preocupada si se expande el COVID 19 en su territorio. No tienen ni agua para enfrentarlo.
  • Ecuador: Comunidad del Cantón Guamote pone en práctica el trueque como forma de enfrentar el coronavirus.
  • Bolivia: Comunidades de Potosí hacen pausa en su lucha por conseguir una planta de tratamiento de aguas que contrarreste la contaminación minera. Retomarán una vez que pase la emergencia del coronavirus.
  • Argentina: integrante de comunidad Qom dio positivo al coronavirus.
  • Colombia: Coordinador Regional de Guardia Indígena José Albeiro Camayo sufre atentado con arma de fuego. Es la séptima vez que lo intentan desaparecer.
Enlace para descargar
Latido Indígena 02 abril 2020

(Leer nota completa)

LLAMAMIENTO DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, AFRODESCENDIENTES Y LAS ORGANIZACIONES POPULARES DE AMÉRICA LATINA

Contra la riqueza de pocos, por la soberanía de los pueblos.

(Alba TV).- La crisis que globalmente ha provocado el COVID-19 nos presenta una encrucijada a los pueblos de Abya Yala - América Latina. Las organizaciones populares somos la primera línea de resistencia frente a las peores expresiones del sistema en descomposición:
Estamos atravesando una crisis integral que amenaza la vida en todas sus formas. El COVID-19 se transformó en pandemia en un momento de agudización de la crisis capitalista y de reiterados intentos desde el poder económico de que la clase trabajadora cargue con la recomposición de la tasa de ganancia empresarial; que confluye con el debilitamiento de los sistemas de salud, el deterioro de las condiciones de vida y el despojo de lo público como resultado del giro neoliberal. La asfixia a la que nos someten la deuda externa, los organismos internacionales y el agobio permanente del imperialismo contra nuestra soberanía le dan forma a un escenario que anticipa las graves consecuencias.
En una América donde nos negamos a aceptar los ajustes estructurales y el desembarco de nuevas políticas imperialistas, y donde nuestros pueblos han encarnado importantes levantamientos populares en los últimos meses, la pandemia se ha convertido en una excusa para legitimar la presencia de las fuerzas armadas en nuestros territorios e implementar medidas de ajuste y el deterioro de las condiciones de existencia de la clase trabajadora. Asimismo, esta crisis puso de manifiesto nuevamente la brutalidad de la violencia patriarcal sobre las mujeres y disidencias sexuales, así como la exclusión histórica de los pueblos indígenas y afrodescendientes expuestos a enfrentar la pandemia en condiciones de vulnerabilidad extremas.
Como es la mejor tradición de nuestra gente, somos las organizaciones del pueblo, obreras, campesinas, de pueblos originarios, feministas, afrodescendientes, piqueteras, de pobladoras/es, las que estamos poniendo el cuerpo, la cabeza y el corazón en desarrollar respuestas inmediatas, pero también a proyectar una salida a esta crisis que no sea una vuelta atrás a la normalidad capitalista, sino un camino hacia una sociedad mejor. Ello será posible si tomamos lo mejor de nosotros como pueblos, los lazos comunitarios y de unidad popular, territorial y regional, que alimentemos durante esta batalla, serán parte del tejido que construya los horizontes de transformación en Abya Yala.
Ante la falta de vivienda ocupamos territorios y construimos casas; ante la falta de trabajo organizamos cooperativas, recuperamos fábricas y enfrentamos cierres, despidos y suspensiones; ante el ataque patronal peleamos por mejores condiciones de trabajo; ante la falta de educación generamos escuelas; ante la opresión hacia las mujeres y disidencias construimos feminismos populares; ante la explotación construimos organización sindical de base y luchamos contra la precarización y por salarios dignos; contra el hambre construimos comedores y merenderos populares; ante la crisis climática desarrollamos la agroecología; frente el monocultivo y el monopolio de los alimentos, construimos territorios campesinos agroalimentarios para garantizar la soberanía y autonomía alimentaria; ante la militarización, el paramilitarismo y el narcotráfico hacemos sustitución de cultivos y luchamos por la paz. Nuestra alternativa es de vida contra los que nos proponen muerte.
Frente a la política de fronteras cerradas y de fragmentación, y frente a la xenofobia y el neofascismo que proponen desde arriba, retomamos el horizonte de la solidaridad continental y la unidad de los pueblos.
Frente a las políticas de los y las capitalistas, para usar la crisis como revestimiento del ajuste, profundicemos y replanteemos nuestras luchas históricas por la defensa de los territorios, la vida y la socialización de las riquezas, construyamos poder popular y comunitario.

Por eso, exigimos a los gobiernos y llamamos a los pueblos:
1. Priorizar la vida sobre la deuda. No al pago de la deuda externa, investigación exhaustiva y condonación de la misma. Es criminal que se escatimen fondos a la salud y los derechos, por pagar las obligaciones con el FMI y otros acreedores. Los sistemas de salud y de protección social para enfrentar la pandemia son la prioridad. Necesitamos recuperar nuestra riqueza estratégica y el manejo de nuestros bancos y comercio exterior, fuente permanente de la sangría económica de los países latinoamericanos. Solo una política de soberanía económica, desde el avance del poder popular, puede aliviar la crisis económica y la mundial que estamos empezando a vivir.
2. Combatir las desigualdades. Impuesto extraordinario a los ricos, a la ganancia de los bancos y las grandes empresas, a los que fugaron capitales. Que los gobiernos asuman el papel de eliminar las desigualdades promovidas por el mercado, que las inversiones necesarias en políticas de emergencia se financien enfrentando la concentración de la riqueza, no con rebajas salariales a los trabajadores. Reorientar las líneas de producción de las grandes empresas para la producción de insumos destinados a combatir el Coronavirus, así como las enfermedades que soportamos sin atención del Estado como la desnutrición, el dengue, el chagas y la tuberculosis.
3. Fortalecimiento urgente de los sistemas de salud pública: inversión urgente y prioritaria en el sistema público de salud, estatización de la salud privada y fortalecimiento de las medidas de contención pandémica por parte de los estados. La pandemia reafirma la necesidad de que todos y todas reciban asistencia de salud universal, fortaleciendo la promoción pública de estos servicios. Que los Estados tomen control de la producción y administración de todos los insumos necesarios para enfrentar la crisis con participación y control de los y las trabajadoras. Eliminación del sistema de patentes sobre los medicamentos para desarrollar con plenitud la investigación y aplicación científica para resolver los problemas humanos, y reconocimiento a la medicina originaria y ancestral.
4. Por trabajo con todos los derechos. Ingreso universal garantizado para todas y todos, prohibición de despidos y suspensiones. Es esencial reconocer los derechos de las y los trabajadores para vivir una cuarentena digna. Que esta emergencia no sea la excusa para seguir avanzando en la precarización del trabajo. No al cierre de empresas, apoyo estatal a su ocupación y recuperación por parte de los y las trabajadoras.
5. La vivienda y el hábitat digno como derecho social, la cuarentena solo puede realizarse bajo un techo, con servicios básicos garantizados y en un barrio saludable. Es necesario suspender desalojos, pagos de alquiler y de servicios; las políticas de hábitat deben direccionarse hacia una reforma urbana integral que garantice el acceso a la vivienda en barrios dignos para todas las familias trabajadoras. Acceso universal al agua, luz y gas y urbanización de los barrios populares: no hay lucha contra la pandemia sin que todas las personas puedan tener agua potable, gas y acceso a la electricidad en el hogar, barrio o comunidad. Ni casas sin personas ni personas sin casas. Requisición de propiedades vacías para la población en situación de calle y albergues populares.
6. Enfrentar el hambre y garantizar la alimentación universal, priorizar el financiamiento y el rol de la agricultura familiar cooperativa, comunitaria y agroecológica en el abastecimiento de alimentos para el pueblo, comedores, merenderos y cocinas comunitarias: es necesario avanzar en la promoción del acceso a los alimentos, como una forma de impulsar la economía y no causar una crisis de suministro. Garantizar una canasta básica con precios regulados y exentas de impuestos. Exigir sanciones a la especulación con los precios el acaparamiento de supermercados e intermediarios. Condonación de las deudas de los campesinos y campesinas, la redistribución de la tierra productiva e implementación de sistemas de protección y colonias agroecológicas con financiamiento del Estado.
7. Contra la mercantilización de la naturaleza, necesitamos recuperar la soberanía sobre nuestros bienes comunes como el agua, el gas, el petróleo, la tierra, riqueza estratégica que es usurpada por pulpos económicos con las complicidad de gobiernos y empresarios locales. Pleno respeto a los territorios de los pueblos y replanteo del modelo económico y extractivo. La explotación de recursos naturales debe respetar a la madre tierra como así a los pueblos que la habitan.
8. Fortalecimiento del cerco sanitario y asistencia humanitaria con garantía de soberanía de los territorios a pueblos originarios, nacionalidades indígenas y afros. especialmente a todo aquellos cuyo hábitat se encuentra en ecosistemas vitales como la Amazonía, para quienes la amenaza epidemiológica puede significar un etnocidio. Fortalecimiento del gobierno propio y sus sistemas para la pervivencia territorial y cultural de la vida de los pueblos indígenas y afros. Prohibición de desalojos y acciones que violen la soberanía de los pueblos indígenas.
9. Políticas reales para enfrentar la violencia machista: Con las medidas de aislamiento social, existe la posibilidad de aumentar la violencia doméstica y otras formas de violencia contra las mujeres. Que para las mujeres, cis y trans, la expansión de las plataformas tecnológicas para garantizar su uso cuando la violencia contra las mujeres es un hecho no es suficiente para prevenirla y erradicarla. Presupuesto para prevenir femicidios y transfemicidas. Refugios para personas en situación de violencia, entrega de subsidio económico especial a sobrevivientes. Planes de empleo y educación orientados hacia mujeres y disidencias.
10. Más prevención, no a la represión: muchos gobiernos han utilizado el contexto del coronavirus para intensificar la lógica represiva y de vigilancia y para aumentar el encarcelamiento de los más pobres, a líderes comunitarios, defensores y defensoras de derechos humanos y de la madre tierra. Es hora de reducir la población carcelaria y otros cuidados como un problema de salud pública. También es necesario revalorizar las autoridades propias y las guardias comunitarias que cuidan los territorios ancestrales y están siendo un efectivo organismo comunitario para cuidad la vida.
11. No a la intervención política, economica y militar imperialista: rechazamos de manera categórica el uso de la crisis como excusa para una intromisión militar en Venezuela por parte del imperialismo yankee y sus socios, el asesinato permanente de líderes indigenas y populares de Colombia, la feroz represión del regimen golpista en Bolivia, Honduras y del gobierno antipopular de Piñera en Chile, la expansión de proyectos extractivos en territorios indígenas y campesinos. Exigimos que se levanten los bloqueos hacia Cuba y Venezuela.
12. Ayuda Humanitaria Internacionalista: Exigimos a los gobiernos que soliciten ayuda humanitaria a Cuba y a otros países que han desarrollado experiencia técnica para enfrentar la pandemia y que pueden ayudar a contener el brote de Covid-19 en las ciudades donde la pandemia se ha expandido con más crudeza, cómo Guayaquil y San Pablo.

Contra la riqueza de pocos, por la soberanía de los pueblos.
¡Por la vida, no el FMI!

Como luchan los pueblos latinoamericanos:
Diciendo-haciendo, diciendo-haciendo, diciendo-haciendo, ¡carajo!

¡Solidaridad internacionalista!

Adhesiones:
fru@resistencia-urbana.org
comunicacion@conaie.org

CONAIE Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador-Ecuador
Congreso de los Pueblos-Colombia
MTST Movimiento de Trabajadores Sin Techo-Brasil
CONFENIAE Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana-Ecuador
FPDS Frente Popular Darío Santillán-Argentina
ONIC Organización Nacional Indígena de Colombia-Colombia
FOL Frente de Organizaciones en Lucha- Argentina
Ukamau-Chile
CRBZ Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora-Venezuela
CNTE-SNTE Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación-México
AUTE sindicato electricista-Uruguay
Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib’Kej- Guatemala
CNA Coordinador Nacional Agrario-Colombia
Movimiento de los Pueblos/por un socialismo feminista desde abajo.(Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional-Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social -Izquierda Latinoamericana Socialista-Movimiento 8 de Abril)-Argentina
CLOC (ANAMURI, Ranquil, Conaproch, Red Apícola Nacional, ANMI)-Chile
FENASIBANCOL Federación Nacional de Sindicatos Bancarios Colombianos-Colombia
MPA Movimiento de Pequeños Agricultores -Brasil
CRIC Consejo Regional Indígena del Cauca-Colombia
UTT Union de Trabajadores de la Tierra-Argentina
PCN Proceso de Comunidades Negras-Colombia
CONAMURI Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas - Paraguay
União Nacional de Trabaladoras(es) Camelôs, Feirantes e Ambulantes do Brasil-Brasil
MICC Movimiento Indigena y Campesino de Cotopaxi - Ecuador
PAPDA Plate-forme haïtienne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif-Haiti
Comisión Intereclesial de Justicia y Paz-Colombia
Feminismo Comunitario Antipatriarcal - Bolivia
Movimiento Insurgente - Bolivia.
MNCI Movimiento Nacional Campesino Indígena “Somos Tierra”- Argentina
CENPAZ Coordinación Nacional de Paz-Colombia
MBL Movimiento de Barrios en Lucha-Ecuador
Brigadas Populares-Brasil
Zona humanitaria de San pedro del Ingara Chocó Territorio de paz-Colombia
UNORCAC - Unión de Organizaciones Campesinas de Cotacachi - Ecuador
MTD Aníbal Verón-Argentina
FOB Autónoma-Argentina
FOB La Libertaria-Argentina
MTR por la democracia directa-Argentina
FAR Frente Arde Rojo/COPA-Argentina
Frente Popular - Ecuador
Coordinadora Simón Bolívar-Venezuela
Radio al Son del 23-Venezuela
Plataforma de Lucha Campesina- Venezuela
Colectivo Caminos Verdes-Venezuela
FNL Frente Nacional de Lutas -Brasil
Movimiento de Mujeres por la Vida de Cajibio y Popayán-Colombia
Comité por la Abolición de las deuda ilegítimas CADTM Abya Yala Nuestra América (Colombia, Haití, Uruguay, Argentina, Venezuela, Brasil y Puerto Rico)
Red Emancipa de Educación Popular-Brasil
Feministas del Abya Yala
MPLT Movimiento Pueblo Lucha y Trabajo-Argentina
Pañuelos en Rebeldía-Argentina
Red de la Diversidad-Bolivia
Escuela Popular Permanente-Chile
Juntos! - Juventud en Lucha-Brasil
Fabrika Zurda - Ecuador
FECAOL Movimiento Nacional Campesino - Ecuador
Asociación de Trabajadores y Trabajadoras del Transporte (ASOTRASET) - Ecuador
Corriente Sindical Carlos Chile-Argentina
Colectivo Whipala-Bolivia
Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda de Colombia
OLP Resistir y Luchar-Argentina
Colectivo Alexis Vive-Venezuela
Venceremos Partido de Trabajadores-Argentina
Corriente Social y Política Marabunta-Argentina
Convergencia 2 de Abril-Chile
Democracia Socialista-Argentina
ASL Acción Socialista Libertaria-Argentina
La Junta-Peru.
Venceremos Abriendo Caminos-Argentina
ORG Organización Revolucionaria Guevaristas-Argentina
Organización Política Presentes por el Socialismo "PPS" - Colombia
CPI Corriente Política de Izquierda -Argentina

(Leer nota completa)

BOLSONARO AISLADO: ¿YA GOBIERNAN LOS MILITARES?

Brasil en la encrucijada


(surysur.net).- Analistas locales y extranjeros coinciden en que el presidente brasileño Jair Bolsonaro está aislado, desacreditado y catalogado ante la sociedad brasileña y ante el mundo entero como un sociópata que, si no es contenido en el tiempo, podría causar una catástrofe humanitaria de dimensiones imponderables en Brasil.
El mismo establishment que lo llevó al poder ya ha descartado a Bolsonaro, porque ve en él la causa del problema y no la solución a los complejos desafíos para hacer frente a la pandemia de COVID-19 en el país.
¿Será sustituído por el vicepresidente general Hamilton Mourao o por una Junta Militar? (Leer nota completa)

EJECUTIVA DE BARTOLINA SISA: «EL GOBIERNO NO ESTÁ VALORANDO LA MEDICINA ANCESTRAL DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

Conocimiento ancestral

(bartolinasisa.org).- Segundina Flores, Ejecutiva de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia «Bartolina Sisa», indicó que el gobierno de facto no está valorando, en su real dimensión, la medicina ancestral de los pueblos originarios, mucho menos lo está promoviendo como una alternativa para combatir la arremetida del COVID-19.
«El gobierno debería analizar y proponer medidas para combatir el coronavirus, con la ayuda de todos los bolivianos, tomando en cuenta la sabiduría de los pueblos ancestrales y valorando la medicina tradicional, como el uso del eucalipto y otras plantas naturales como amor seco, airampo, llantén, ajo y otras plantas medicinales que la naturaleza nos brinda», afirmó.
Estas plantas medicinales y otros alimentos naturales, ayudan al organismo a elevar las capacidades y fortalecer el sistema inmunologico, para enfrentar al corona virus.
Por otro lado, Flores manifestó que: «las medidas que esta asumiendo el actual gobierno no son suficientes para preservar la salud de las personas, debido a que hasta el momento no se ha brindado la seguridad y el equipamiento correspondiente para los médicos de las diferentes hospitales del pais, quienes se han visto obligados a fabricar su propia indumentaria para no contagiarse al atender los casos de Coronavirus», comentó. (Leer nota completa)

¿POR QUÉ LA SOBERANÍA ALIMENTARIA ES CLAVE PARA RESISTIR LOS AUTORITARISMOS?

Número especial de Boletín Nyéléni en el que participó Radio Mundo Real con entrevistas a referentes en agroecología.

(Radio Mundo Real).- Les invitamos a escuchar y compartir en sus medios de comunicación las entrevistas que Radio Mundo Real hizo para Nyéléni a Miriam Nobre, Carlos Marentes, Andoni García, Mercia Andrews y Roma Malik, referentes de las Américas, de Europa, de África y de Asia en agroecología, feminismos y luchas por los derechos del campesinado.
Ellas y ellos reflexionan sobre qué vínculos tienen los nuevos discursos autoritarios de gobiernos o grupos de derecha y neofascistas en las distintas regiones del mundo, con el avance de políticas que buscan profundizar la explotación de los bienes comunes, de cuerpos y territorios. Ante esto, la Soberanía Alimentaria se presenta como una estrategia clara para resistir y proyectar un mundo con justicia social, ambiental y de género.
Pueden encontrar las entrevistas en esta web y en esta etiqueta: Boletín Nyéléni
Compartimos la editorial que abre esta edición del Boletín Nyéléni firmada por Amigos de la Tierra Internacional y Focus on the Global South.

La soberanía alimentaria ante el resurgimiento del autoritarismo y del fascismo
En todas las regiones del mundo asistimos al auge y la consolidación de fuerzas sociales, políticas y culturales que son racistas, xenófobas, misóginas, chauvinistas machistas, homo-lesbo-transfóbicas, anti-pacifistas, antidemocráticas y totalitarias. Estas fuerzas autoritarias populistas, dictatoriales e incluso inscritas en democracias, reciben denominaciones variadas pero se identifican por su oposición al pluralismo, a la diversidad racial, religiosa y cultural, a la equidad social, a la autonomía de género y al secularismo. Su influencia y control sobre la opinión pública se ejerce a través de discursos construidos con fragmentos de información hilvanados astutamente para presentar su propia visión de la realidad.
Demonizan la verdad inoportuna tachándola de “fake news” y crean sus propios hechos, que no se basan en la realidad objetiva, sino en los valores ideológicos de sus respectivos movimientos.
Todos los sistemas políticos tienen su grado de autoritarismo. No obstante, los regímenes autoritarios/fascistas que han crecido
durante la década pasada son especialmente peligrosos, debido a que reciben apoyo de segmentos transversales sorprendentemente amplios de la población de sus países y del capital transnacional. Esto les da poder para polarizar y fracturar la sociedad, y revertir logros importantes, obtenidos con gran esfuerzo, en derechos humanos, libertades civiles y buen gobierno secular, democrático.
En esta edición del boletín Nyéléni examinamos las implicaciones de estas configuraciones político-sociales para el
movimiento de la soberanía alimentaria. Incidimos especialmente en el modo en que la soberanía alimentaria, es en sí misma, una
estrategia de resistencia frente a la peligrosa oleada de autoritarismo que se extiende por el mundo.

Amigos de la Tierra Internacional y Focus on the Global South

Haga clic aquí para descargar la edición en español o lea el boletín directamente, en el sitio web www.nyeleni.org
Para más información, póngase en contacto con info@nyeleni.org

(CC) 2020 Radio Mundo Real (Leer nota completa)

MÉXICO: ¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!

Programas de Radio

Emisión del 27 de marzo de 2020. Cuarta emisión dedicada al coronavirus. Entre otros temas presentamos las reflexiones de Slavoj Zizek y Byung-Chul Han y un primer acercamiento a la colapsología

(Leer nota completa)

MÉXICO: ANÁLISIS FEMINISTA: COVID-19 Y ECONOMÍA

Programas de Radio

(Leer nota completa)

VIOLENCIA POLÍTICA EN EL CINE LATINOAMERICANO

Sobre el cine político latinoamericano

(semanariovoz.com - Por Juan Guillermo Ramírez).- El cine de Latinoamérica, como arte representativo por excelencia, construyó su espectador alrededor de la idea de testigo. La sensación de estar asistiendo a una representación no mediada o lo menos mediada posible. El espectador se encuentra ante la escena que se le presenta desnuda, sin más, para ser reconstruida por él mismo. El cine denominado político intentó que el espectador se reconociera como protagonista, además de testigo; haciendo que recuerde y no perdone; que se sienta parte del documento que se le muestra. Como todo el cine, el cine político o de intenciones políticas es un documento en sí mismo, habla de una época, de un pueblo, de una realidad, tal vez lejana pero nunca poco actual en naciones latinoamericanas. El cine político, en sus distintas especificidades, propone una restauración de la memoria, una llamada a la acción; propone la construcción o reconstrucción de una identidad.

En América Latina, se puede rastrear el auge del cine político especialmente en la década del ´60 cuando la América periférica comprende (o empieza a comprender) lo que es, se hace cargo de aquello en que la han convertido, advierte la necesidad de cambio. Contra la opresión y el colonialismo no luchan los países sino el pueblo organizado, armado, que se hace cargo o, aquel pueblo que está ausente y debe reconstituirse como clase. El cine político puede mostrar la fuerza del pueblo, puede mostrar la lucha contra la violencia o puede mostrar la falta de conciencia de clase, la ausencia de raíces, la falta de medios y de ilusión. Guillermo Cabrera Infante (1) asegura que la denominación Latinoamérica solamente crea confusión, ignorancia y racismo. Seguramente cabe preguntarse si tiene o no razón, si es casualidad que los países latinoamericanos hayan atravesado procesos políticos similares en muchos casos, si es casualidad que el pueblo aparece en sus documentos y en su cine armado y con lágrimas en los ojos pero, de cualquier manera, la denominación Latinoamérica, es la referencia que se tiene en cualquier recorrido como este que no pretende ser cronológico y mucho menos exhaustivo sino un paseo por similitudes y diferencias de lo que la violencia le hizo a este montón de países hermanos.
(Leer nota completa)

miércoles, 1 de abril de 2020

CORONAVIRUS, SEDENTARISMO Y BIOPOLÍTICA (TERCERA ENTREGA) LAS POSIBILIDADES DE MUNDO DESPUÉS DEL SIMULACRO APOCALÍPTICO

Biopolítica y discurso médico

(ecuador.indymedia.org).- El crecimiento poblacional, la acuciante demanda de mano de obra y la necesidad de generar subjetividades dóciles y productivas, desembocó en la aparición de un sinnúmero de conocimientos al servicio de la gestión y administración del cuerpo y la vida. No solo basta con la existencia de personas dispuestas a vender su fuerza de trabajo, sino que estas tienen que ser lo suficientemente productivas para realizar la tarea sobre-especializada, y muchas de las veces insignificante, que le es asignada. Sin embargo, nuestro cuerpo es limitado: se enferma, envejece, se atrofia y perece.
Emerge un sistema de cuidado, ligado a la medicina y a los hospitales, cuya función es garantizar la salud y la vida de los engranajes-proletarios, que son parte esencial del funcionamiento de la gran máquina. Esto, sin embargo, es insuficiente. El cuerpo, pese a la medicina, fenece. La vida útil de las personas no es ilimitada, por lo que se necesita de cuerpos-fábricas para garantizar la reproducción constante de los cuerpos-engranajes, que reemplazarán las piezas que en algún momento dejarán de ser funcionales.
Debido al hacinamiento cada vez más constante, producto de la extensión artificial de la vida y del nacimiento cada vez más incesante de personas, se torna necesario el diseño de técnicas y conocimientos ligados al control poblacional. Nacen las ciencias sociales relacionadas al control y administración del cuerpo social: antropología, sociología y economía.
La biopolítica no es más que la forma en la que ha mutado el poder dentro de la sociedad capitalista, donde la administración y gestión de la vida, tanto humana como no humana, pasa a tener un papel fundamental.
Dentro de este proceso, muchos conocimientos cobran relevancia, sin embargo el discurso médico adquiere una gran importancia. No solo por ser un expresión de nuestro profundo miedo a la muerte, sino porque las enfermedades, cada vez más extendidas en la sociedad capitalista, inciden de forma directa dentro de la esfera de la política y en la forma de cómo habitamos el mundo.
Con el nacimiento del discurso médico aparecen los especialistas de la salud. De pronto, la gestión de la salud dejó de ser parte del control de los grupos humanos y pasó a ser el monopolio de los hospitales, centros médicos y farmacéuticas. La enfermedad se empezó a tratar en base a la lógica del encierro. No es casualidad que la cárcel, las escuelas y los hospitales hayan surgido en la misma época. Las tres instituciones no son más que el estandarte de la pérdida de nuestra autonomía y parte del nacimiento de la bio-política.
La medicina alópata, cuya preocupación gira alrededor de la sanación del síntoma, pero no de la cura de la enfermedad, se consolidó como la forma hegemónica de gestionar la salud. Todos los conocimientos médicos antiguos ligados a la prevención de enfermedades, se dejan de lado y se pone a la medicina al servicio de las leyes del mercado. El cuerpo y todos sus entramados son estudiados de forma cada vez más incesante. Aunque la enfermedad preocupa, debido a que mata a los cuerpos-engranajes, se aprovecha como una situación más, para acumular capital. Sin enfermos no hay medicinas y sin medicinas no hay emporios farmacéuticos. La salud, gestionada por empresas y corporaciones como el Estado, se vuelve una necesidad en este mundo cada vez más habitado y des-territorializado, pero también cada vez más propenso a las enfermedades virales y pandemias.
Pese a ello, su funcionamiento no es equitativo. No todos los cuerpos-engranajes tienen el mismo valor y por ende, no todas las enfermedades se tratan con la misma urgencia y necesidad. Por esta razón, las enfermedades empiezan a ser preocupantes cuando afectan a los engranajes que ocupan las capas más altas de la sociedad.
A los proletarios, en cambio, nos obligan a vivir en mundo que fomenta la enfermedad, pero nos niegan las posibilidades de sanar. O nos dan paracetamol, para erradicar por un momento el malestar.

Las dos respuestas del Estado ante la crisis sanitaria
Dijimos anteriormente que las enfermedades, y el discurso médico asociada a ellas, inciden de manera directa en la forma de cómo se lleva a cabo el control y administración de las poblaciones. La pandemia, la enfermedad y la inminente muerte que esta conlleva, permiten justificar medidas que en situaciones de normalidad-democrática, serían inaceptables. Sin embargo, las respuestas de los Estado-nación frente a esta crisis, no son similares. Podemos decir que existen dos medidas que se han adoptado de manera generalizada, ambas igual de nocivas. A la primera la denominaremos la comunitaria-autoritaria, donde se restringen las libertades individuales y colectivas en nombre de la salud comunitaria. La segunda es la liberal-económica que, haciendo caso omiso a las recomendaciones de organismos especializados en salud pública, ponen en riesgo a grandes sectores de la población al negar la peligrosidad del covid-19 dentro de la salud humana, todo esto en nombre de otra entelequia, llamada economía. La primera mata las libertades en nombre del colectivo. Colectivo que solo importa debido a que es una enfermedad que ha afectado mayormente a los ricos. La segunda mata a los cuerpos en nombre de las libertades, ya que al ser indiferente ante la vida humana, antepone a la economía y al mercado como instancias más importantes que la vida misma.
En la actualidad, la mayoría de territorios nos encontramos bajo una dictadura sanitaria, siguiendo el modelo comunitario-autoritario, donde se restringen derechos de forma arbitraria y se incrementan los tratos humanos y degradantes, por parte de las fuerzas represivas del Estado, contra amplios sectores de la población. Pese a ello, estas restricciones a la libertad y dignidad, son vistas como positivas por gran parte de la población. No solo toleran el control y el abuso, sino que lo exigen, todo esto en nombre de la salud pública.

TIC´s, Medicina, transhumanismo y la superación de la vida orgánica
Las tecnologías de la información y comunicación, más conocidas como TIC´S, han cambiado al mundo radicalmente desde su aparición con las primeras computadoras en el mercado, que fueron evolucionando hasta llegar a convertirse en los smarphones que en la actualidad usamos y que nos son tan indispensables en nuestro día a día. No solo han influenciado en las relaciones cotidianas que tenemos con los otros, sino también en las estructuras macro de la sociedad como las formas de hacer política y curar a los enfermos. Los políticos hacen uso de redes sociales para influenciar en la opinión pública y conseguir votos y aprobación. Las universidades cada vez más ofrecen cursos online para que te puedas educar desde casa. La medicina experimenta de forma incesante con las posibilidades que abre el uso de la nanotecnología digital en el tratamiento de enfermedades. Y este es precisamente el punto que nos interesa analizar.
Los chips implantados en cuerpos humanos para realizar controles médicos, cada vez más son aceptados dentro de la población. En el 2004 en Estados Unidos se implantó el primer chip en humanos con fines médicos que se denominó verichip. En la actualidad existe todo un movimiento que fomenta la utilización de gadgets tecnológicos dentro del cuerpo humano para potenciar sus capacidades biológicas. Las personas vinculadas al bio-hacking apuntan hacia ello, muchos de los cuales se hacen las modificaciones por sí mismos. Sin embargo, no son los únicos que fomentan la modificación del cuerpo ya que, por ejemplo, “Expertos en nanotecnología desarrollan un sistema inmune biónico compuesto de millones de nanorrobots, que habitarían en nuestro cuerpo, abrirían vasos sanguíneos bloqueados, combatirían virus y bacterias, eliminarían células cancerosas e incluso invertirían los procesos de envejecimiento”[1]
Por ello, no debe de sorprendernos que empresas vinculadas a las tecnologías de la comunicación, como Alphabet inc., cuya principal filial es Google, tengan inversiones en la industria médica relacionada a la biotecnología, tales como Calico. Esta es una empresa afiliada a Alphabet inc., que tiene literalmente como objetivo “combatir el envejecimiento y las enfermedades asociadas.”[2] Aunque no hay mucha información sobre las investigaciones que se llevan a cabo dentro de esta corporación, podemos intuir que se utilizan los últimos avances de la nanotecnología digital para poder cumplir con estos objetivos.
Todo esto solo es la manifestación de una filosofía profunda, pero poco conocida, que se viene gestando dentro de las élites vinculadas a la industria de las tecnologías de la comunicación: El transhumanismo. Este pensamiento/práctica busca la superación de la humanidad a través de su fusión con la tecnología. Sin embargo su utopía no es del tipo ciborg, sino más bien posthumanista, ya que en última instancia anhelan un mundo en el que el cuerpo, como paradigma de vida, ha sido superado y con ello el ser humano como organismo vivo.
Para la razón instrumental pura, el cuerpo siempre ha sido un desafío. Esta quiere la inmortalidad, pero el cuerpo fenece y fallece. Esta busca la productividad infinita, pero el cuerpo desea, se cansa, sueña y caga. Todas aquellas manifestaciones de la condición humana, y por ende de nuestra corporalidad, son vistas con desprecio por este tipo de racionalidad. Para el posthumanismo, que es la máxima expresión de la razón instrumental y por ende del capitalismo post-industrial, el cuerpo no es más que un cúmulo de pus y sangre innecesario, que puede y debe ser superado. Pero esa superación no es inmediata, pasa por etapas. La primera de ellas no es más que su aceptación generalizada.
En 1998 los filósofos utilitaristas (no en sentido peyorativo, sino defensores de la filosofía política y moral utilitaria) Nick Boston y David Pearce fundaron la Asociación Mundial Transhumanista en cuyo manifiesto declararon lo siguiente:

  1. En el futuro, la humanidad cambiará de forma radical por causa de la tecnología. Prevemos la viabilidad de rediseñar la condición humana, incluyendo parámetros tales como lo inevitable del envejecimiento, las limitaciones de los intelectos humanos y artificiales, la psicología indeseable, el sufrimiento, y nuestro confinamiento al planeta Tierra.
  2. La investigación sistemática debe enfocarse en entender esos desarrollos venideros y sus consecuencias a largo plazo.
  3. Los transhumanistas creemos que siendo generalmente receptivos y aceptando las nuevas tecnologías, tendremos una mayor probabilidad de utilizarlas para nuestro provecho que si intentamos condenarlas o prohibirlas.
  4. Los transhumanistas defienden el derecho moral de aquellos que deseen utilizar la tecnología para ampliar sus capacidades mentales y físicas y para mejorar su control sobre sus propias vidas. Buscamos crecimiento personal más allá de nuestras actuales limitaciones biológicas.
  5. De cara al futuro, es obligatorio tener en cuenta la posibilidad de un progreso tecnológico dramático. Sería trágico si no se materializaran los potenciales beneficios a causa de una tecnofobia injustificada y prohibiciones innecesarias. Por otra parte, también sería trágico que se extinguiera la vida inteligente a causa de algún desastre o guerra ocasionados por las tecnologías avanzadas.
  6. Necesitamos crear foros donde la gente pueda debatir racionalmente qué debe hacerse, y un orden social en el que las decisiones serias puedan llevarse a cabo.
  7. El transhumanismo defiende el bienestar de toda conciencia (sea en intelectos artificiales, humanos, animales no humanos, o posibles especies extraterrestres) y abarca muchos principios del humanismo laico moderno. El transhumanismo no apoya a ningún grupo o plataforma política determinada.[3]​

Por otro lado, conjuntamente con el surgimiento de esta filosofía dentro de las élites globales, surge su vulgarización y difusión a través de la industria cultural de masas. No por nada, muchas de las series y películas que hemos visto en los últimos años, tienen que ver con escenarios en el que ser humano se ve expuesto a una situación de inminente de catástrofe. Estos escenarios apocalípticos, en donde nos vemos expuestos a situaciones extremas, generan ansiedad, miedo, frustración, sobre todo cuando en el mundo real se presentan escenarios similares a los propuestos en las narrativas distópicas de nuestras series favoritas. Estas ideas y proyecciones difundidas masivamente por la industria cultural, generan de alguna u otra forma un desprecio hacia al cuerpo y hacia muerte. ¿Y si fuéramos inmortales? Se vuelve una pregunta recurrente. El viejo anhelo de la humanidad por la inmortalidad se vuelve cada vez más una realidad, pero para llegar a ello, tendremos que renunciar a nuestra corporalidad, que está destinada a convertirse en comida de larvas y gusanos.
A raíz de la aparición del covid-19, los medios de comunicación han construido una simulación apocalíptica. Calles completamente vacíos, supermercados repletos con gente peleando por el último trozo de papel higiénico, economías que cada vez se van convirtiendo en economías de guerra. Todo aquello, crea las condiciones perfectas para justificar las investigaciones destinadas a la materialización de la vida transhumana. Por ejemplo, a raíz de la aparición del coronavirus covid-19, muchos científicos hablan de acelerar las investigaciones del uso de la herramienta tecno-médica denominada CRISPR (en inglés Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats, en español «repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas« ), que se utiliza para modificar las moléculas de ADN y ARN para provocar cambios significativos en el genoma de los animales, donde se incluye a la especie humana, para evitar enfermedades ocasionadas por virus y bacterias y mejorar las limitaciones genéticas de nuestro propio código. Tal y como lo manifestó un corresponsal del Wall Street Journal: “(…) Ya se están desarrollando herramientas CRISPR que detectarán el virus y, con el tiempo, lo evitarán. Pero en una forma más amplia, el coronavirus centrará la atención de una nueva generación de científicos e innovadores. Así como la revolución digital impulsó la innovación en la última mitad del siglo XX, la revolución biotecnológica impulsará la primera mitad del siglo XXI. Los niños que estudian codificación digital serán superados por aquellos que estudian el código de la vida.” [4]
Esto no quiere decir que el acceso a estas técnicas de modificación y transmutación genética, serán accesibles para todas las personas. Solo unos pocos tendrán la posibilidad de inducir su evolución hacia la vida inorgánica, cuyo máximo exponente es la Inteligencia Artificial. Consciencia, que cada vez más está presente en nuestras vidas. Organizando nuestros calendarios, aprendiendo nuestras tipografías. Cada clic y cada like alimentan más a esta forma de comprensión del mundo, que se plantea y se erige como nuestra superación y trascendencia.
El escenario que planteamos es solo una de las posibilidades de las muchas que existen dentro del devenir histórico. Empero es una posibilidad latente, que está presente y que cada vez más obtiene los insumos, tanto materiales como psicológicos, para poder materializarse. Empero, otras posibilidades también nos esperan y quizás se materialicen en otros universos y no en el nuestro. Sin embargo, no por eso tenemos que vernos derrotados. Hoy el cuerpo se abre más que nunca como un territorio de lucha. La lucha por la autonomía, por la vida en su dimensión orgánica y por el advenimiento de la anarquía.

[1] Harari Yuval, N. De animales a dioses. Breve historia de la humanidad. Pág. 1064. Versión electrónica extraída de: http://biologia.utalca.cl/wp-content/uploads/2018/01/De-Animales-a-Dioses.pdf
[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Calico_(empresa)
[3] Declaración de la Asociación Mundial Transhumanista. en  transhumanismo.org
[4] El covid-19 acelera la carrera por dominar la biotecnología (CRISPR-Cas9), fecha de publicación: 29/03/2020. Extraído de https://urgente24.com/medios/exclusivo-24/el-covid-19-acelera-la-carrera-por-dominar-la-biotecnologia-crispr-cas9.

#IndymediaEcuador
#PeriodismoMilitante (Leer nota completa)

CUARENTENA EXTERIORIZA CRISIS DE VIOLENCIA DOMÉSTICA EN BRASIL

Violencia de género

(Prensa Latina).- Al menos siete de cada 10 víctimas de feminicidio son asesinadas dentro de su casa en Brasil, donde permanecer hoy a salvo resulta un desafío del aislamiento social por la Covid-19, revela hoy el portal de noticias R7.
Según la Secretaría Nacional de Políticas para la Mujer, las denuncias de violencia doméstica aumentaron un 17 por ciento en este gigante país suramericano tras el decreto del confinamiento para contener el coronavirus.
El sitio noticioso asegura que, en los enfrentamientos diarios con el patógeno en una Unidad Básica de Salud, en el este de Sao Paulo, no es raro que la médico general Liliane Bastos reciba pacientes con síntomas de ansiedad relacionados con la pandemia.
Uno de estos casos, una mujer casada, de aproximadamente 25 años y con una grave falta de aliento, llamó su atención.
'Estaba nerviosa y lloraba mucho. Su marido dijo que le haría algo si sus hijos tenían algún síntoma de la Covid-19', relata Bastos a R7.
Explica que el pánico de su paciente es un síntoma de otro desafío provocado por el coronavirus.
Al respecto, la investigadora de género Gabriela Moura, experta en socio-sicología y relaciones públicas, señala que es un momento prematuro para determinar una sola causa del aumento de la violencia doméstica durante la cuarentena.
'Estamos hablando de un problema que no tiene una génesis única. La pandemia lleva a un mayor estrés para la gente: quedarse en casa es una cosa, quedarse en casa porque el mundo exterior es peligroso es otra', apunta.
Precisa que además de la situación de inseguridad económica, la proximidad física y el aumento del uso de sustancias como escape también hace que las parejas sean más violentas.
Aunque subraya la importancia del confinamiento para controlar la pandemia, Moura no deja de exigir las acciones adecuadas de las autoridades para proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad.
Remarca que 'el fin de la cuarentena no acabará con la violencia doméstica. Sabemos que nuestro sistema de protección de las mujeres ya es deficiente'.
Para la especialista, el Estado tiene la obligación de proteger a estas mujeres. 'Además de proporcionar refugios y protección para que se mantengan alejadas de estos hombres, debe fomentar los canales de denuncia'.
Datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública de 2019 mostraron que el 76,4 por ciento de las mujeres agredidas admitieron que el agresor era un conocido, siendo 39 por ciento parejas y exparejas, 14,6 familiares, 21,1 vecinos y tres compañeros de trabajo de la víctima.
La mayoría de las mujeres siguen siendo víctimas de la violencia en el hogar (42 por ciento) y solo el 10 afirma haber acudido a la policía tras un episodio de ataque. (Leer nota completa)

“EL FEMINISMO CAMPESINO Y POPULAR, LA IDENTIDAD DE LAS CAMPESINAS Y DE LA CLASE TRABAJADORA”

I Encuentro Nacional de Mujeres Sin Tierras - Las lideresas Sin Tierra presentaron reflexiones sobre el “Feminismo Campesino y Popular”, el proceso histórico de esta construcción y las perspectivas para el próximo período.

(viacampesina.org).- El “Feminismo Campesino y Popular y la Reforma Agraria Popular”, fueron los temas de la Mesa que constó con la participación de las compañeras Itelvina Massioli y Débora Núñez, y presentó las reflexiones sobre las líneas políticas construidas por las Mujeres Sin Tierra. Estos debates se realizaron en el marco del I Encuentro Nacional de Mujeres Sin Tierras realizado a inicias de Marzo en Brasilia.
Itelvina empezó haciendo un recuento histórico del acumulado político que las campesinas desarrollaron dentro de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC, y que luego inspiró al movimiento global La Vía Campesina en todos los rincones del mundo. Resaltando así, su relevancia en la lucha política y en la defensa de la vida de las mujeres. Ella afirmó que el compromiso del “Feminismo Campesino y Popular” tiene una identidad evidente porque nace de la profunda relación de las campesinas con la tierra y la Soberanía Alimentaria. Y es popular porque emerge desde una perspectiva de clase, dentro de una lucha de clases.


“La construcción y la osadía del “Feminismo Campesino y Popular” está fuertemente ligada con las luchas de resistencia de las mujeres del campo articuladas en la CLOC – Vía Campesina, en un contexto de resistencia y enfrentamiento al capitalismo colonial y extractivista que hace siglos viene saqueando nuestras tierras, territorios y las riquezas naturales” explica.
Por años, debido a la continua satanización del movimiento feminista por parte de las sociedades patriarcales y machistas, el campesinado no reconoció como feminista la lucha por la tierra, la soberanía alimentaria o la agroecología. Mientras por otro lado, la lucha por el derecho a la tierra para mujeres, la producción de alimentos, la defensa y recuperación de las semillas, las luchas contra la violencia por ejemplo, tampoco eran identificadas como luchas feministas.
La resistencia de las campesinas se mantiene viva a partir de las luchas concretas, de los procesos de formación, de la participación política en los movimientos populares, frente a los ataques del sistema capitalista, patriarcal y racista que cotidianamente las invisibiliza. A pesar, del papel fundamental que desempeñan en la alimentación, lucha contra el hambre y en subsistencia de la vida de los pueblos del mundo.
“Entendimos que la lucha por la emancipación de las mujeres debe estar lado a lado de la lucha por el fin de la propiedad privada, por el derecho a la tierra y los territorios, por la Reforma Agraria Popular, contra las transnacionales, contra los agronegocios, contra los transgénicos, contra los agrotóxicos y toda forma de explotación de los seres humanos y de la naturaleza. Entonces es una lucha antisistema”, comenta Itelvina.
Esta concepción de feminismo parte entonces del análisis de que las campesinas están dentro de una sociedad de clases, y que es el origen de su explotación, dominación y opresión, y que se sustenta en la sociedad capitalista que tiene como pilares el colonialismo, el patriarcado y el racismo. Y por tanto, esta construcción de feminismo lucha contra ese modelo económico, social y cultural y sus “no valores”.
Durante estos años el movimiento campesino a nivel internacional ha reforzado la idea que este proceso de construcción del “Feminismo Campesino y popular”, por un lado es de acción y de luchas concretas contra los enemigos comunes que este sector identifica. Y por otro lado es, una lucha también en defensa de la vida, de los bienes naturales, de las semillas campesinas, por derecho igualitario a la tierra, contra la explotación, la violencia, por salarios justos e igualitarios, por un otro modelo de sociedad y de agricultura. Asimismo, esta reflexión colectiva ha dado unidad y solidaridad con otros sectores, y ha permitido visibilizar todas las luchas de las mujeres del campo como sujetas de transformación social.
“De este modo, la concepción Feminista que estamos construyendo como MST y como CLOC – Vía Campesina está fuertemente vinculada a procesos políticos, organizativos, de formación política y de luchas concretas e permanentes que alteran la vida social, económica y política de la clase trabajadora, y particularmente de las mujeres trabajadoras”, añade.
Itelvina concluyó su intervención citando una frase de la referente alemana Rosa Luxemburgo, que sintetizó el debate: “Debemos luchar por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

Reforma Agraria Popular “Nada nos es dado sin organización y sin lucha”
Débora Núñez trajo a la discusión varios elementos fundamentales de la propuesta de Reforma Agraria Popular que viene construyendo el MST desde su último Congreso de 2014 y, que nació como una forma de dialogar con la sociedad y lograr sus objetivos políticos actuales. Para ella, este momento histórico trae nuevos desafíos, nuevas tareas e incluso nuevos enemigos para el campesinado.
En ese sentido, la Reforma Agraria popular nace como un amplio proceso de discusión dentro del Movimiento que vino a resignificar la idea tradicional de Reforma Agraria, cuyo enemigo histórico era latifundio, y propone otra forma de organizar el campo y la agricultura, que precisa resistir y enfrentar el modelo del agronegocio que es la expresión del capital en el campo que se despliega de forma alarmante el campo brasilero y en el mundo.
Dentro de la propuesta de Reforma Agraria popular, se identifican varios elementos centrales como: la democratización de la tierra, la producción agroecológica, la preservación de los bienes naturales, la educación y la formación, la relación con la sociedad y una fuerte dimensión de lucha.
“No es posible avanzar, si no entendemos que la tierra es central, seguimos luchando por la tierra, ocupando, la ocupación permanece así como hace 36 años, como un herramienta fundamental de nuestra lucha, pero la tierra necesita ser democratizada, compartida. Entonces, si el agronegocio, el hidronegocio, si la minería quiere privatizar, debemos crear condiciones para resistir en nuestros campamentos, debemos rechazar todo intento de titularización de nuestras tierras. Pues el MST entiende la tierra como parte de la naturaleza, y no mercadería, y lucro, como el capital la define”, señala.
El modo de producción agroecológico es otro elemento que aparece como una forma real de darle uso social y ambiental a la tierra, que garantiza la Soberanía Alimentaria de los pueblos, y que se contrapone a la producción del agronegocio que envenena y que usa indiscriminadamente agrotóxicos, y que mata a la naturaleza y a poblaciones, tanto en el campo como en las ciudades. La agroecología se entiende como un modelo de vida, por lo cual no es compatible con la opresión y la violencia, la agroecología hoy exige cambios profundos de comportamientos y relaciones, por ende debe ser entendida en todas las dimensiones, desde la producción hasta la comercialización. (Leer nota completa)

CAJAMARCA, RESISTENCIA AMBIENTAL EMPODERADA

Organización popular...


(surysur.net).- Tolima es un punto de referencia en donde se mezclan los movimientos sociales, la administración pública, y la participación ciudadana.
Julio Roberto Vargas, líder ambiental, parte de los movimientos que promovieron la consulta popular en contra de la explotación minera en su municipio, elegido como de su municipio por una amplia votación, habla sobre el éxito de los mecanismos de participación popular y como el gobierno busca deslegitimar los mismos.
Una producción de Desde Abajo. (Leer nota completa)

VIENTOS DEL SUR

El Miedo inmoviliza y desarticula toda resistencia colectiva, refuerza el orden establecido y el autoritarismo. La mejor manera de manipular con el miedo es crear un enemigo, como el terrorismo para recortar las libertades y legitimar el estado policiaco. Una sociedad “ignorante y poco crítica” es el medio ideal para plantar los miedos. Pablo Alarcón Cháires.

(trochandosinfronteras.info).- La Pandemia del Miedo
Vivimos una ápoca de miedos, de individualidades, de caos. La Organización Mundial de la Salud declaro ya hace unas semanas al coronavirus –COVID19– como una pandemia que recorre al mundo y pone en riesgo la vida de millones de personas. Diversos rumores se esparcen frente al tema, entre ellos el que tienen que ver con la guerra económica Estados Unidos – China y el uso de armas biológicas (el coronavirus sería una de ellas) para inclinar la balanza hacia el capitalismo brutal liderado por los primeros en contra de la China, además de paso sirve para reforzar el bloqueo sistemático al que están siendo sometidos pueblos como el Iraní y el Venezolano y algunos de más vieja data como el Digno pueblo Cubano.
La pandemia avanza y con ella los muertos y el caos de las sociedades, el cual crecen minuto a minuto, no como un fantasma que recorre el mundo, sino como una cruda realidad que deja al descubierto las profundas y estructurales fallas del modelo Capitalista que siempre priorizara la ganancia y la renta sobre la vida.
La ciudad de Wuhan y en general China desde donde se originó la crisis, parecen haber superado la misma y los casos de personas con la enfermedad decrecen. Mientras tanto la vieja Europa se debate en la mayor crisis de las últimas décadas y se desmorona su supuesta unidad. El sálvese como pueda parecer ser la política de cada país. Italia, España y ahora Francia, pero también Alemania e Inglaterra cuentan a cada minuto los muertos y las poblaciones infectadas las cuales han hecho colapsar los sistemas de salud pública desmantelados por los gobernantes neoliberales para ser entregados a la voracidad de las empresas aseguradoras y de salud privadas que priorizan la renta frente a la salud digna y la vida de las personas, y eso que estamos hablando de lo que llaman
los países del “primer mundo”, los países desarrollados.
La guerra biotecnológica o el bioterrorismo parece ser la nueva arma que el capitalismo en decadencia utiliza para enfrentar la crisis económica producida por el propio modelo, pero además se vislumbra como un arma de control global y porque no de “desaparición calculada” de millones de personas en el planeta. Parece no ser casual que los países que son considerados como “enemigos” sean los que han sufrido primero la crisis, China e Irán entre otros. Y los mercados globales de la información resultan el camino expedito para la propagación y el control social de grandes grupos humanos a todo lo largo y ancho del planeta. El encierro voluntario u obligatorio, el cierre de ciudades parece ser la estrategia mediante la cual se contendría la expansión del COVID19, pero además se propiciaría la contención de las exigencias de justicia y dignidad global que estaban en pleno apogeo cuando el virus hizo su aparición, una espiral que iba de Santiago de Chile, a los chalecos amarillos en Francia pasando por Beirut, Irak, etc. ¿Causalidad o casualidad?.
El continente americano está entrando de lleno en la crisis de salud global. Los estados unidos con un gobernante prepotente y atarbán que se cree con el derecho de pisotear la soberanía y dignidad de los pueblos, emprendiendo o continuando las guerras de conquista para robar y saquear los bienes de estos países, enfrenta hoy un crecimiento
del covid – 19 alarmante para las agencias de salud internacional, quienes pronostican que en pocos días será el principal foco de la infección a nivel planetario. Sin embargo la banca y las bolsas de valores siguen siendo los principales actores a salvar por el capitalismo y sus defensores. Incluso se han escuchado voces que plantean “sacrificar” a todos los abuelos y mayores para que el “país y su economía se salve”. El modelo del “sueño americano” no se para en minucias pese a que la sociedad gringa se desmorona cada día más en su miseria cultural y supremacista. Las tiendas para la venta de armas andan abarrotadas y con largas colas de gringos promedio que están dispuestos a defender a fuego limpio sus miserables cachivaches y vidas que el modelo les ha permitido tener.
Una gran matanza se puede estar cocinando al interior de esta sociedad enferma. Una película de Hollywood lo reflejaba crudamente “La Purga”. Cuarenta años de neoliberalismo brutal a nivel global, pero en particular en América Latina han dejado a la población expuesta a un sistema de salud público deplorable y paupérrimo. El modelo impuesto a sangre y fuego por el criminal Pinochet en Chile, fue el que copiaron los gobernantes en esta nuestra patria grande desmantelando la salud pública y de paso pauperizando el cuidado de la Vida de las comunidades.
Pero lo que nos es una casualidad es que las fuerzas telúricas de los pueblos que se mueven en el continente pretendan ser acalladas y confinadas por el miedo y el terror social generado por el COVID19.; la mayoría de los gobernantes de esta parte del mundo están aprovechando la pandemia para acallar, disminuir u ocultar las luchas de los pueblos.
Desde Chile liderado por los jóvenes luchando por la Dignidad dispuestos a liberar a la sociedad del modelo neoliberal y pinochetista representado por Piñera, el pueblo Boliviano que de una manera “ingenua” -y en política no se puede ser ingenuo está perdiendo aceleradamente sus logros sociales y de dignidad a través de un golpe de estado promovido por la decadente Organización de Estados Americanos (OEA) y los gringos, logros ganados durante la administración del presidente Evo Morales; el pueblo de Ecuador que es traicionado por un presidente que además reprime al mismo cuando exige sus derechos; una Argentina que parece recobrar su Sur en cabeza de los
Fernández, un México con un presidente que a veces sí pero no y que a la larga busca congraciarse con su todopoderosos vecino y busca detener o minimizar la enorme masa de migrantes producidos por el saqueo de los gobernantes de sus pueblos, el salvador, Honduras y que pretenden llegar al norte persiguiendo las miserias que deja un modelo cada vez más lastimero.
La crisis por la que atraviesan nuestras sociedades seguramente se agudizara por la pandemia del COVID19, ya que los gobernantes y dueños del poder no quieren ceder un  milímetro y antes buscarán sacar tajado del dolor y muerte del pueblo. Miles de puestos de trabajo se perderán, miles de miles entraran de lleno a la pobreza, el hambre
acompañará a muchos pero la solidaridad y la esperanza ira de la mano.
Esta pandemia es un asunto de clases sociales y como clase social debemos caminar. El gran reto hoy en el continente es salir más fuertes y con las ideas claras para transformar este actual estado de cosas. Empiezan a caminar propuestas como exigir a los gobernantes el NO pago de la deuda externa, cambiar las reglas que rigen las relaciones entre pueblos y naciones libres y que hoy son orientadas desde entes globales del capital como la OMC y el FMI. Los imperialismos deben ser sustituidos por nuevos acuerdos y consensos que pasan por respetar a la madre naturaleza, detener el absurdo modelo del consumo global, impulsar de manera autónoma el uso de tecnologías limpias y nuevas relaciones entre iguales.

Desde el SUR del planeta camina una nueva manera de entender, interpretar y construir una nueva época para la Naturaleza y la Humanidad
Tal vez la pandemia trae sus profundas enseñanzas Mientras tanto los pueblos en muchas partes se organizan y tratan de superar las medidas mediocres de los gobernantes y todopoderosos. Desde el cuidado y auto confinamiento la rabia y la esperanza sigue creciendo y las calles verán de nuevo la esperanza y las realidades de mundos mejores para quienes ya caminan y los que vienen.
En nuestra realidad Nacional, el pueblo de manera masiva desde el 21 de Noviembre del 2019 está en Rebeldía, manifestada en las calles contra un modelo de miseria y represión que de manera descarada privilegia a los ricos en detrimento del pueblo, y unos gobernantes que además cínicamente conviven o hacen parte de una mafia traqueta
que gobierna y asesina sistemáticamente a los líderes sociales y activistas que se organizan y se rebelan contra el modelo neoliberal y en post de construir una sociedad justa, igualitaria y en libertad.
A pesar de las carencias y vacíos de liderazgo, del ataque brutal del Estado a través del gas, la bala y de los medios de desinformación (Instituto Nacional de Salud- INS, habla de un contagio del virus de 4’ millones de habitantes, 8.05 % de la población Colombiana cuando en el mundo la cifra más alta alcanzada es de 0.4 % , unos ceros de más de
menos), las comunidades siguen protestando, la Rabia y Dignidad, siguen caminando.

Desde el SUR, Para la reflexión y el debate
Desde el SUR Nuestro SUR consideramos que las reflexiones en torno a temas como la Autonomía Territorial Popular y la soberanía alimentaria, nos deben llevar a debatir entorno a si es suficiente protestar o nos quedamos cortos cuando NO nos dotamos de propuestas propias y órganos de decisión propios.
Nuestro que hacer no puede seguir girando entorno al Estado, si nos da o nos quita, si nos recibe o NO nos recibe, Nuestras propuestas y diferentes formas organizativas deben estar en permanente conflicto con el Estado, en atención permanente a no reproducir lógicas burguesas del capitalismo, (burocratismo, verticalidad, machismo, nepotismo, corrupción etc.….).
Para que se haga realidad el sueño de un territorio en donde valga más la felicidad que la rentabilidad, la solidaridad más que la ambición y la libertad más que la gobernabilidad, creemos que es necesario promover:

El auto reconocimiento del papel fundamental de los sectores campesinos y populares en la sociedad.
La búsqueda permanente de formas organizativas socio ambientales, que se distancien y confronten el modelo de acumulación capitalista y sus practicas de relacionamiento y consumo burgués.
La pedagogía popular para auto reconocer y/o fortalecer el Conocimiento ancestral, campesino y popular.
El dialogo y las acciones a partir de intereses y propuestas colectivas Territoriales, buscando mayor unidad y menos dispersión.
La subordinación de los líderes al colectivo.

Acciones practicas de autogestión, de autogobierno, que de la mano del debate y el dialogo, contribuirán a hacer realidad el discurso de PODER POPULAR. (Leer nota completa)

martes, 31 de marzo de 2020

BRASIL: 5 MILLONES DE QUILOMBOLAS DE EDAD AVANZADA SON ABANDONADAS DURANTE LA PANDEMIA

Frente al coronavirus, las poblaciones de quilombola están totalmente expuestas, sin políticas de salud y seguridad por parte de los gobiernos, lo que se espera es un genocidio masivo.

(causaoperaria.org.br).- Según la Coordinación Nacional de Articulación de las Comunidades de Quilombolas Rurales Negras (Conaq), en Brasil hay más de 6 mil comunidades de quilombolas con una población de aproximadamente 16 millones de personas, un poco más del 30%, son ancianos. Aunque un tercio de la población tiene más de 60 años y es parte del grupo de riesgo para el nuevo virus Corona, los líderes dicen que no han tenido una acción efectiva del gobierno para combatirlo, ni información y mucho menos medidas preventivas contra ellos.
“Nos preocupan las vidas de nuestros mayores. Las políticas públicas no llegan a los quilombos. Lo poco que vino vino con Mais Médicos, pero terminó cuando los cubanos se fueron. Las comunidades están en regiones aisladas. Además, debido a los recursos naturales, muchas personas quieren expulsar a los quilombolas que han estado allí durante 300, 400 años ", dijo Biko Rodrigues, líder de Conaq, para Yahoo Noticias .
La medida del aislamiento social en Quilombos en un intento de combatir el virus, es no permitir que las poblaciones frecuentan sus campos, sin producir alimentos, no hay forma de mantener a las comunidades. Sin protección y supervisión, muchos continúan trabajando. La situación de las quilombolas en las zonas urbanas, el contexto es el mismo, ya que la mayoría de ellos trabajan en la construcción civil, trabajadores independientes, trabajadores domésticos, jornaleros o en trabajos informales. Para ellos, el aislamiento es una farsa, ya que no se ha garantizado ninguna garantía de ingresos.
En una carta firmada por más de 20 comunidades quilombolas, el Frente en Defensa de los Territorios de Quilombola en Rio Grande do Sul, junto con otras organizaciones, denunció el abandono y el abandono de Quilombos y presentó medidas efectivas para que los gobiernos en cuestión los adopten. urgencia para garantizar la supervivencia de las comunidades. Al comienzo del documento, la denuncia es clara: "Los gobiernos en las tres esferas del estado están utilizando conscientemente el coronavirus como arma biológica contra la mayoría de los afroindios del país".
Según los líderes hasta ahora, no ha habido ninguna declaración de la Fundación Palmares, Incra, el Ministerio de Salud, ni de organismos estatales y municipales que consideren las necesidades y los derechos de salud de estos pueblos frente a la pandemia. Además de este problema, cientos de comunidades enfrentan acciones de agotamiento, persecución y violencia por parte de los propietarios y la especulación inmobiliaria que ha tenido un interés financiero en las tierras ocupadas por las poblaciones de quilombolas durante años.
Al igual que el caso que sucedió en Maranhão el viernes pasado (27) en el que una resolución del gobierno federal, firmada por el general Augusto Heleno publicada en el Boletín Oficial, establece que el gobierno eliminará aproximadamente 800 familias de Quilombo Alcântara. El área ocupada por la comunidad servirá para expandir el Centro de Lanzamiento de Alcântara (CLA). Este lugar fue entregado a los estadounidenses sin recibir nada a cambio en un acuerdo gubernamental fraudulento y el felpudo de Bolsonaro con los Estados Unidos.
Sin embargo, dada la situación de genocidio que se acerca a las comunidades de quilombolas, es necesario tomar medidas para organizar y movilizar a esta población. Es necesario formar consejos populares en Quilombos, que es la única forma de organizarse y luchar contra la omisión y el abandono total de los gobiernos en un momento en que los pobres y los negros están totalmente expuestos a una pandemia global que puede matar a miles de personas en las regiones marginadas. (Leer nota completa)

HONDURAS: ORGANIZADAS Y CON PRÁCTICAS ANCESTRALES COMUNIDADES GARÍFUNAS HACEN FRENTE AL COVID-19

Organización popular ...

(Radio Progreso).- La llegada del COVID-19 ha develado la incapacidad del sistema sanitario hondureño que, a raíz de la corrupción y la falta de compromiso de las autoridades la ciudadanía se encuentra en mayor vulnerabilidad ante el virus.
Conociendo la situación del sistema sanitario, miles de ciudadanos, ciudadanas y comunidades enteras han tenido que organizarse para luchar contra la pandemia.
La coordinadora de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), Miriam Miranda, dice que como organización y comunidades no se quedan de brazos cruzados y han venido haciendo un trabajo para crear grupos comunitarios para atender la pandemia. “A estas alturas tenemos 11 ejercicios organizativos conformados con jóvenes en su mayoría, quienes están haciendo trabajo desde las comunidades para hacer conciencia sobre el peligro del coronavirus».
Miranda dice que desde las comunidades se está trabajando en la creación de conciencia y medidas preventivas para que la ciudadanía tenga los conocimientos básicos de cómo evitar contaminarse.

Respuesta del Estado
Los primeros casos de coronavirus en el departamento de Colón se registraron en el municipio de Santa Fe, poblado mayoritariamente por comunidades garífunas.
Miranda explica que, la respuesta del Estado ha sido la misma que en otras regiones del país, con muy poca capacidad de atender los casos. “No hay infraestructura en ninguna parte. Nos preocupa no solo el hecho que la gente se puede infectar, sino que la respuesta que se puede obtener del Estado es nula. Aquí no existe la capacidad, ni el equipamiento a nivel de comunidades para atender cualquier foco de infección. No existen las herramientas, la gente ha tenido que elaborar sus propias mascarillas, por ejemplo”, expresa Miranda.
Miranda cree que lo único ha hecho el gobierno es cerrar la circulación entre las carreteras, pero adentro de las comunidades no existe ninguna medida de prevención que haya sido implementada por el Estado. “Hay que organizarnos desde las comunidades porque si esto crece, si esto aumenta, si hay más número de personas infectadas, morirá mucha gente y nosotros tenemos que garantizar que no vayamos a alcanzar es niveles altos de muertes”, expresa.
La luchadora cuenta que, en comunidades como Triunfo de la Cruz en Tela, Atlántida, la población garífuna se ha organizado de tal manera que unos están restringiendo la entrada, y otros desde sus hogares están contribuyendo a construir material de bioseguridad.
Además, se ha comenzado a distribuir remedios naturales que han sido prácticas ancestrales del pueblo garífuna para incrementar las defensas del cuerpo.

Impacto económico
La economía de las comunidades garífunas se basa mayoritariamente en el turismo a pequeña escala. El mes de marzo y abril es la temporada donde las comunidades reciben mayor cantidad de visitantes debido a la temporada de verano, sin embargo, este año a raíz del COVID-19, la situación es totalmente distinta.
Miriam Miranda dice que, el efecto económico es un bastante grave y será aún más en las próximas semanas para las comunidades garífunas. “El tema de la alimentación es una cuestión terrible. Las comunidades más cercanas a las ciudades ya están teniendo un efecto gravísimo porque no hay manera de cómo comprar alimentos. Es por eso que hemos insistido en la importancia de comenzar a cultivar nuestras tierras”, puntualizó.
A través de un comunicado Miriam Miranda invitó a las comunidades garífunas a organizarse. A realizar un registro con las personas que tienen problemas crónicos de salud. También motivó a identificar a las personas están en riesgo de no tener comida, porque de esa forma se harán gestiones para garantizar el sustento a los más necesitados. (Leer nota completa)