Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com

miércoles, 16 de enero de 2013

COLOMBIA: “NUNCA HARÍAMOS UN ACUERDO DE ESPALDAS AL PAÍS”, IVÁN MÁRQUEZ

Entrevista con Iván Márquez, jefe de la delegación de Paz de las FARC-EP

*Contagio Radio y Semanario VOZ


Periodistas de Contagio Radio y el semanario VOZ recibieron las respuestas a un extenso cuestionario que le formularon al comandante Iván Márquez, quien encabeza la Delegación de la Paz de las FARC-EP sobre distintos temas de interés después de la instalación de los diálogos de paz en Oslo, Noruega y del comienzo de la Mesa de conversaciones en La Habana.

Márquez en medio de las incertidumbres del proceso mantiene el optimismo, se refiere a los avances desde Oslo hasta hoy, resalta la importancia de la participación de la sociedad para que la salida dialogada al conflicto armado sea posible,  en particular  los aportes de las mesas regionales promovidas por las comisiones de paz de Senado y Cámara, así como las conclusiones del Foro sobre Política de Desarrollo Agrario; se pronuncia sobre la reforma tributaria y otros temas políticos y sociales y expresa la posición del movimiento alzado en armas respecto al imaginario social mediático sobre sus fuentes de financiación, entre otros aspectos importantes.

Analiza la tregua unilateral decretada por las FARC-EP cuyo plazo va hasta el 20 de enero y plantea la posibilidad de un armisticio o de una tregua bilateral indefinida.

1. Después de Oslo ha corrido bastante agua bajo el puente. Veamos uno de los aspectos del Acuerdo General para la terminación del conflicto. El tema agrario ¿En qué estado se encuentra? ¿Hay avances? ¿Se han estrechado las distancias, luego de que se conocieran dos puntos de partida tan distantes?

   Digamos que hay un diagnóstico común de la situación de miseria que como maleza invadió el campo colombiano. El índice Gini del 0.89 es un espejo que refleja la terrible la desigualdad que campea en el sector. Ni siquiera el gobierno tiene las fuerzas ni los argumentos para cuestionar esos tristes números de la injusticia. Durante el tiempo que ha corrido debajo del puente hemos configurado una visión más amplia de la problemática. En La Habana hemos escuchado la voz de los expertos de la ruralidad, como son nuestros campesinos, indígenas, empresarios, catedráticos... Ya están fluyendo importantes insumos, producto de foros y eventos organizados por iniciativa popular, por la ONU y la Universidad Nacional, y por las comisiones de paz de senado y cámara, que contienen la esperanza de solución del problema rural que ha anhelado mucha gente, por mucho tiempo, por la certeza, que nadie les quita, de que ahí está la clave de la paz. Estamos dando los primeros pasos en un camino que todos sabemos complejo. Necesitamos instrumentos de navegación. Para llegar a nuestro destino de paz, requerimos como GPS y brújula, la estadística, las cifras y el catastro, pero en Colombia esas ayudas no existen o son muy deficientes. Se necesita saber qué es lo que se va a redistribuir, restituir y formalizar. No pueden ser baldíos solamente. Para las FARC-EP hay un monstruo cebado en sangre y despojo que subyace en el fondo del problema: el latifundio, pero algunos de las elites prefieren no nombrarlo, lo protegen, lo disimulan, caminan en puntillas cuando pasan frente a él. Ese ha sido el error de todos intentos de reforma agraria, si es que se les puede dar ese nombre. Pero saben que si las cosas siguen como van, en poco tiempo podrían arrendar o vender esas grandes propiedades a las trasnacionales minero-energéticas. Negocio es negocio.

2. Organizaciones de la sociedad organizada rural de los sectores populares y otros, entre ellos la Ruta Social Común por la Paz, reiteran permanentemente la necesidad de la participación, ustedes mismos como delegación de paz de las FARC EP, lo han planteado, Cuándo hablan de participación de las organizaciones, Es insuficiente una páginas web y un foro como el realizado recientemente en Bogotá, ¿por qué? ¿Y el corto tiempo de las conversaciones si dará para otra forma de participación? ¿Qué puede ser eficaz y eficiente para esa participación? ¿Qué se están imaginando?


   Para las FARC-EP lo fundamental es lo que determine la voluntad nacional, el soberano, el constituyente primario, frente a la guerra y la paz, y en este caso, frente al tema específico de la ruralidad y el territorio. En la mesa somos su voz y sus soldados. Estamos ciertos que la dinámica del proceso la imprime la iniciativa popular. Hay derechos de participación política que la gente tiene que hacerlos valer. Con la movilización si es preciso. Ningún colombiano, ninguna organización política o popular, puede admitir mordazas bajo el chantaje de la judicialización si llegare a hablar con una de las fuerzas beligerantes en la mesa, como lo pretende el ministro del interior, Fernando Carrillo. No hay nada más absurdo. Ese chantaje que pretende que no podemos dialogar con las organizaciones sociales hasta tanto no nos desmovilicemos, es todo un disparate, que no habla de grandeza ni de buenas intenciones del gobierno frente a la paz, y denota en cambio una ignorancia total frente al decoro que destella la guerrilla de Manuel. La mesa y sus protagonistas tienen que estar al servicio de la gente. La paz de Colombia no será resultado de un conciliábulo, ni la reconciliación se forja a espaldas de la nación. Por eso valoramos lo producido hasta hoy por los foros y eventos realizados. Sus conclusiones serán insumos esenciales para la construcción de la paz. Saludamos la iniciativa en proceso del Foro Ciudadano Permanente por la Paz . La Web, por su poca accesibilidad, no colma por ahora las expectativas, pero si es un mecanismo práctico que habrá que mejorar. Finalmente, las ideas son muy importantes, pero debemos acompañarlas con grandes movilizaciones, para que tomen forma concreta en la nueva realidad que se está forjando.

3. Ustedes han planteado respecto a la información que ya recibieron de las mesas regionales que adelantaron las comisiones de paz de Senado y Cámara, como un insumo importante, ¿Cómo han trabajado esos aportes en la mesa?, ¿Estos aportes no son suficientes como medio de participación de la sociedad rural?

   Los aportes de las mesas regionales promovidas por las comisiones de paz de Senado y Cámara, así como las conclusiones del Foro sobre Política de Desarrollo Agrario Integral organizado por la ONU y el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional, que recibimos las FARC en la Habana el 8 de enero y el gobierno en Bogotá, y aportes de otras iniciativas populares, todas esas ideas y sueños empezarán a ser estudiados a partir de 14 de enero cuando la mesa reanude actividades. Claro que las FARC ya lo están haciendo y los estamos sometiendo a debate a través de nuestros canales. Reiteramos su inmenso valor y nuestra intención es que ninguno de estos esfuerzos pase a la historia como espacios que se abrieron para “botar corriente”. Recuerde que habrá un mecanismo para refrendar lo convenido, que también debe definirlo el pueblo.

4. El presidente Santos, el ex ministro De La Calle, el presidente de la SAC, el doctor Mejía han reiterado que el modelo económico no está en negociación, esto significa que la política minero energética que afecta suelos y subsuelo, que define modelos de desarrollo no se discute ¿De qué entonces discuten o a que llegan a acuerdos? ¿Cuáles son los mínimos?

   Esa es una aspiración del gobierno, muy respetable por cierto, pero no concuerda con el espíritu ni la letra del Acuerdo General de la Habana. Por otra parte, es imposible que la profundización de la política neoliberal que promueve Santos, la entrega del territorio a la industria extractiva trasnacional, se escape a la discusión del primer punto sobre tierras, acceso y uso, soberanía alimentaria, ruralidad digna. Este no es un país de ignaros ni cafres. Lo que viene avanzando con redoble de tambores y artificios mediáticos, es la extranjerización de la tierra, la desnacionalización de la economía, la pérdida de la soberanía, la destrucción del medio ambiente, el tejido social, nuestras costumbres. Viene avanzando con ruido de locomotora, el hambre y la desposesión, la victoria definitiva de la injusticia. Duro pero cierto, ¿no? La verdad pura y limpia es necesaria. Los colombianos todos debemos colocarnos al frente, en la trinchera de la patria, para decirles a los nuevos colonialistas que, no pasarán. ¿Los mínimos? La reforma rural integral y la reversión del infrahumano coeficiente Gini.

5. El reciente foro sobre política agraria en Bogotá mostró diversas maneras de  abordar la problemática rural, algunos partiendo de qué no es posible negociar el modelo, otros afirmando la necesidad de modificar el modelo. Sin embargo, todos coincidían en la identidad de los problemas como la pobreza, la marginación rural, la ausencia de bienestar social para los trabajadores rurales, algunos aspectos del ambiente y del cambio climático, y la ausencia de infraestructura de telecomunicaciones, sistema férreo, sistema carreteable, déficit técnicos, tecnológicos entre otros. ¿Cuál es la postura de las FARC EP?

  De acuerdo, eso es lo que hay que superar. Y aunque parezca increíble, lo dicen ya los papeles públicos, en la mesa hay consenso entre las partes de que es urgente construir la dignidad rural, asunto que atañe a toda la nación. La vida digna en las ciudades depende de la estabilidad rural, y viceversa. Se debe estrechar esa relación simbiótica para que Colombia salga adelante. Atender las justas reclamaciones de la población rural y urbana, desoídas por décadas,  abriría las puertas, por primera vez, al ejercicio de la construcción de democracia verdadera. Hay que democratizar la vida nacional, empezando por la democratización de la tenencia de la tierra.

6. Volviendo a la propuesta de Colombianas y Colombianos por la Paz sobre un Foro Permanente, para este colectivo su naturaleza está o va más allá de la Habana y del escenario de conversaciones que se adelante con el ELN y el EPL, partiendo de reconocer los disensos con sectores empresariales y de los puntos de identidad de estos con los sectores rurales. ¿Las FARC EP cree que existe un sector empresarial que puede comprometerse con la construcción de un proceso de paz en lo rural, que pueda establecer acuerdos entre cooperativas rurales y sector privado, en condiciones justas? O de suyo descartan que el capital privado pueda aportar al proyecto político de las FARC EP o al proyecto que se construya entre comunidades y privados?
   Claro. Es que el sector empresarial, la industria nacional, los agricultores, los ganaderos, están siendo apaleados por la política económica del gobierno que tiene su corazón vendido a los intereses económicos de las trasnacionales. Para la inversión extranjera, todo: exención de impuestos, gabelas para que coloquen todas sus ganancias en el exterior, seguridad legal que prioriza los derechos del capital sobre los derechos sociales y sobre la propia industria nacional. Mientras una trasnacional paga por ejemplo menos del 15%, y hasta el 5% en impuestos, los industriales colombianos tienen que pagar el 30%. Cuando quieran, las multinacionales se pueden llevar su maquinaria y su tecnología. La política del gobierno está arruinando la industria nacional. Y para rematarla, le clava impunemente el puñal de los TLC. En Oslo nos dimos cuenta que el gobierno Noruego cobra a las trasnacionales impuestos del 76%, y que esa tributación redunda sagradamente en el bienestar colectivo. No estamos pidiendo aportes al proyecto político de las FARC-EP, no. Estamos impulsando es un proyecto nacional que beneficie a todos. Unas comunidades campesinas, bien organizadas, deben asociarse con la industria nacional en condiciones que favorezcan en justicia a cada una de las partes.

7. A partir de esa valoración, ¿Qué rol debe desempeñar el Estado colombiano? ¿Qué peso tiene el poder local y regional en esa construcción de Estado?

   El Estado colombiano no puede seguir actuando de espaldas al país, para feriar, como lo está haciendo, las riquezas naturales que debieran ser utilizadas en la solución de los graves problemas sociales que nos aquejan. La desnacionalización, la reprimarización, están destruyendo lo poco que queda del alma y la industria nacional. La gente del común, las capas medias que están siendo golpeadas sin piedad, ya no se comen el cuento de la prosperidad y el crecimiento del país, porque saben muy bienes que todas esas multimillonarias ganancias reportadas no benefician al país nacional, sino de las transnacionales que están exportando, desde el territorio de Colombia, las riquezas que extraen de manera exacerbada, del subsuelo patrio. Y para ello Santos les ha dado luz verde y patente de corso.

8. Volvamos a la realidad. Está  una reforma tributaria aprobada recientemente por la coalición legislativa de la Unidad Nacional, en ella se generan nuevos beneficios o exenciones para el capital y las inversiones de empresas extractivas, ¿qué opinión le merece está decisión?

   Seguimos en la realidad. A ese paso y con esos legisladores sumisos al ejecutivo, muy pronto dejaremos el tercer lugar para escalar el podio de la vergüenza del primer país más desigual del mundo. La actitud de esa coalición de bolsillo es repugnante, profundamente antisocial y antipatriótica. Que tributen los pobres y las capas medias, no los inversionistas. ¿No le parece que tienen a este pobre país patas arriba? Terrible y desconcertante realidad. Mientras dialoga de paz en la mesa, el gobierno dispara contra el pecho de la gente el fuego de su insania económica. Y esos son apenas los primeros disparos de unos francotiradores atrincherados en unas curules. Ya vendrá el fuego atronador cuando empiecen a disparar el paquete legislativo de reforma pensional, ley estatutaria de salud, reforma educativa, extranjerización de la tierra … Tenemos que confiar en la capacidad de movilización del pueblo para atajar estos despropósitos.

9. Existe la percepción en algunos sectores que aunque ustedes plantean que tienen su total voluntad para llegar a un acuerdo definitivo no existe la misma disposición para llegar a esos acuerdos en noviembre fecha limite planteada por el gobierno de Santos. ¿Qué tiempo han  calculado, si hay voluntad del gobierno para llegar a unos acuerdos? ¿Por qué esa estimación temporal?

   ¿Noviembre? Al menos el gobierno ya no aspira a una frágil paz sietemesina que para salvarla habría que meterla en incubadora. Aunque no tenemos afanes electorales, ojalá pudiéramos tener para antes de noviembre una reforma agraria integral. Que para entonces se haya frenado el fatídico carrusel de tierras del Urabá chocoano, antioqueño y cordobés que pone en escena, para las graderías,  una falsa entrega de tierras a favor de testaferros de los despojadores. Que se haya atacado antes de noviembre ese latifundio improductivo acumulado a bala y motosierra, parasitario y evasor de impuestos. Qué bueno que todos podamos ver florecer antes de noviembre, cambios de estructuras injustas, y que podamos apreciar avances en la desmilitarización del estado y de la sociedad, identificar a los autores intelectuales de los falsos positivos, los que firmaron la luctuosa directiva 029.No debe apagarse la flama de la esperanza que arde en el corazón de la infinita mayoría de los colombianos.

10. Hablando de tiempo, deseando que todo vaya por buen camino entre ustedes y el gobierno, sin pretender ser ave de mal agüero, si no llegará a lograrse un acuerdo, cree que la prolongación de la guerra de guerrillas lograría enfrentar la asimetría militar que parece estar a favor del Estado, según análisis oficiales. Las operaciones con tecnología de punta, intervención internacional ¿es posible reversarlas? Y esto lo preguntamos, en medio de la tesis mediática y de algunos opinadores, según la cual, ustedes llegan a conversar sobre la base de una derrota militar estratégica. Si estuviera en frente al presidente Santos, la pregunta sería, si él podría afirmar que hay derrota militar estratégica de las guerrillas,  y en cuánto tiempo no habría guerrillas de las FARC, del ELN y del EPL.

   La Delegación de Paz de las FARC-EP está actuando en perspectiva de la paz, no de la guerra, pero podemos afirmar que los pueblos son capaces de derrotar cualquier asimetría. Los generales del Comando Sur, del ejército colombiano, el presidente Santos no deben esperar la derrota que anhelan, en sus bombas ni en sus microchips. Esa es una quimera taciturna, sin esperanzas. No busquen la derrota, busquen la paz, la solución diplomática de este largo conflicto, que sería un ejercicio mucho más práctico. Un general colombiano aseguraba hace poco, que casi todos los conflictos han terminado en una mesa. Y tal vez tenga razón, pero se requiere que haya voluntad y determinación para recurrir a las costumbres civilizadas en la búsqueda de una solución. Para los que persisten en la guerra injusta que solo protege intereses de los poderosos, “por fortuna se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres vencer a imperios poderosos”, decía nuestro padre, el Libertador Simón Bolívar. Deben tener en cuenta, además, que las FARC no son solamente hombres y mujeres alzados en armas; las FARC son un pueblo.

11. Quienes ven con optimismo el proceso interpretan que Santos ha definido noviembre como fecha límite para pulsar la opinión y proyectar su reelección o la sucesión en Vargas Lleras, ¿Ustedes proyectan que las FARC estaría realizando política sin el uso de las armas en 2014? ¿Ustedes visualizan ese escenario posible?

   Sería muy desalentador que el presidente Santos estuviese supeditando el proceso de paz a su reelección y que los plazos que se fijan para su concreción, obedezcan a cálculos en ese sentido. Por la paz se debe trabajar desinteresadamente y de corazón, con generosidad. Un proceso de paz con temporizador, que lo vuele al cabo de un tiempo, es una aberración. El colmo sería que apareciera por ahí algún tecnócrata reclamando la patente de esa modalidad. A veces da la impresión que algunos de esos estrategas confunden proceso de paz con sometimiento. Con relación a su pregunta sobre las FARC y las elecciones: coincidimos con muchos compatriotas en que es necesario abrir espacios a la participación política, y para ello es fundamental reformar el actual sistema electoral, templo sagrado de los ladrones, el fraude y la impunidad, impenetrable por su asquerosa podredumbre. Mantienen el conteo manual de votos para poder alterar los resultados y solo recurren a medios electrónicos para vender gobernaciones, curules de senado y cámara, alcaldías. Es un sistema tan democrático que votan hasta los muertos y los no inscritos. A las seis de la tarde, casi siempre se va la luz, y quien iba punteando reaparece, cuando esta vuelve, en posiciones intermedias. La trashumancia es mérito de caciques y gamonales. Ganan los socios de las empresas que cuentan los votos. La policía entra a la base de datos de la Registraduría, porque es la policía. Los que han logrado penetrar el antro aseguran que en sus salones de la fama hay un monumento erigido al fraude en que aparece Uribe flanqueado por el narco-paramilitar, Jorge 40 y el muchacho bueno, Jorge Noguera. Hay que cambiar esa vergüenza nacional, crear una nueva institucionalidad digna del crédito ciudadano, para que todos participemos confiados en la honradez y probidad de los funcionarios públicos que la representan. Un nuevo sistema electoral, confiable e impoluto, fundado en la democracia verdadera, generaría ganas y deseos de participación electoral.

12. Cuando se conoció el marco del Acuerdo General para la terminación del conflicto, algunos politólogos y opinadores manifestaron, no solo que había madurez para un proceso, si no que ya existía un acuerdo bajo la mesa más allá de lo escrito. ¿Qué le dice a esos opinadores y analistas?

   Por principio, nunca haríamos un acuerdo a espaldas del país. Y en cuanto a lo otro, dejemos que esos polítólogos y “opinadores” estipendiados sigan volando con sus alas de Ícaro hacia el sol de sus mentiras.

13. Lamentablemente el conflicto armado seguirá. El 20 de enero termina el cese unilateral del fuego, se ha probado en estas semanas que esta decisión ha sido muy importante para alivianar la situación de los civiles y de los propios combatientes. ¿Qué sigue después del 20 de enero?

   Ese gesto unilateral de paz, que se extendió generosamente durante 60 días, inobjetablemente generó un ambiente favorable a los diálogos y conformó un clima de tranquilidad que arropó a los hijos de Colombia en navidad y año nuevo. !!!Qué tal que el gobierno hubiese hecho lo mismo, entendiendo que una determinación de humanidad no echa a pique ninguna estrategia militar ni política. Si el gobierno Santos aceptara para después del 20 enero un armisticio o un cese bilateral de fuegos, por un tiempo limitado, como un ensayo si se quiere, las FARC-EP no dudarían en pactarlo. Para aterrizar en la realidad debiera el gobierno “resetiar” la veleidad de que con bombardeos en el teatro de operaciones va lograr el sometimiento de la guerrilla de las FARC en una mesa. 

14. En este período de cese unilateral se han presentado 10 episodios que les fueron atribuidos y que indicaron que incumplieron, ¿estos hechos han sido de su autoría? ¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué?

Solamente el reconocido por las mismas FARC en Antioquia, donde fueron atacados objetivos de infraestructura, porque la comunicación no les llegó a tiempo. Hay que tener cuenta que el cese unilateral aludía a acciones ofensivas. Si las FARC eran atacadas, tenía todo el derecho a responder. Le preguntamos al CICR su evaluación de esta decisión unilateral y nos respondió que todos sus delegados reportaban un ambiente de tranquilidad en sus áreas de trabajo. Valdría la pena preguntarles a gerentes de las trasnacionales su valoración del cese unilateral de acciones ofensivas. Nosotros podemos asegurar que aprovecharon la circunstancia para saquear más petróleo, más carbón, más oro y ferroníquel de las entrañas de nuestro territorio. Deben estar frotándose las manos.

15. Durante este período de cese unilateral, inédito en su accionar, ustedes han propuesto un Acuerdo Especial o una regularización del conflicto, la regulación la están proyectando sobre la base que este proceso de acercamiento fracase?

   No. Lo que ocurre es que el tratado de regularización de la guerra que proponemos es consecuencia de la negativa del gobierno a pactar un cese bilateral de fuegos por un tiempo determinado. Y lo hacemos pensando fundamentalmente en la población, en cómo sustraerla, lo más que se pueda, de los efectos de la confrontación. Un  puesto de policía o una base del ejército  ubicada en el centro de un pueblo, por ejemplo, es utilizar a la población como escudo humano, arguméntese lo que se quiera. Por otra parte, ateniéndonos a las especificidades del conflicto colombiano, podemos acordar normas entre los contendientes para resolver prontamente situaciones de caídos en combate, heridos y prisioneros, entre otros temas.

16. Durante este período de cese unilateral, ¿cesaron las operaciones de financiación?

   Una fuerza insurgente no vive del aire. Tiene que comer, vestirse, curarse, transportarse, adquirir pertrechos, renovar su armamento, financiar sus escuelas…

17. ¿Hay empresas privadas que están pagando la extorsión o financiación de las tropas guerrilleras? ¿Entre estas empresas privadas hay multinacionales?, ¿Estas empresas de qué renglones de la economía son? ¿El porcentaje de esta fuente de financiación a qué se destina?

   Lo único que le puede responder de esa cascada de preguntas es que la Ley 002 sobre tributación para la paz, promulgada por las FARC-EP en el 2000, sigue vigente, excepto la privación de la libertad por evasión del impuesto. Como usted sabe, hace un año las FARC dejaron, por razones ya expuestas, la práctica de las retenciones con fines económicos.

18. Una de sus fuentes de financiación está relacionada con la coca, incluso se ha llegado a decir qué son un cártel. ¿Puede explicar cómo un movimiento armado revolucionario participa en esa fuente de financiación? ¿Cómo enfrentar esa percepción?

   Valdría la pena preguntarnos más bien, cómo un Estado se nutre y se financia con el tráfico de cocaína. El lavado de activos en Colombia es del orden de los 12 mil millones de dólares al año, y el mayor porcentaje de esos dineros se mueven libremente por los circuitos financieros. El mismo Estado imperial, inmerso hoy en una devastadora crisis sistémica, utiliza grandes masas de dinero provenientes del narcotráfico en inútiles operaciones de salvamento financiero. Aquí hay mucho sepulcro blanqueado por fuera, pero podrido por dentro. Álvaro Uribe (Varito Corleone) fue un presidente mafioso. ¿Se acuerda? Laboratorio de Tranquilandia, pistas para operaciones de narcotráfico en la selva autorizadas por él, siendo director de la Aeronáutica civil. También permitió a sus congéneres paramilitares, cuando era presidente, la exportación de cocaína… En la época de los “Pepes” (Perseguidos por Pablo Escobar) el cartel de Cali financió el Bloque de Búsqueda. Esa institución no tenía plata y con lo que recibió de la mafia, adquirió carros, equipos de inteligencia, pagó sobresueldos a los oficiales. El DAS, durante el gobierno de Uribe, pasó a la historia como el cartel de las Tres Letras. Abrió la ruta de la cocaína a los Estados Unidos a través del cartel de los Beltrán Leyva de México. Y hacía la vuelta completa, porque también entraba los dólares desde los Estados Unidos, a través del aeropuerto El Dorado de Bogotá, directamente a las manos de los capos. Los narcotraficantes eligieron a casi todos los Presidentes, desde Turbay hasta Uribe. Eligieron parlamentarios. No se puede olvidar lo que dijo aquella vez Salvatore Mancuso: “elegimos más del 33 por ciento del Congreso”. Y después la narco-parapolítica, y eso sigue. Para las FARC la producción de hoja de coca por los campesinos es la consecuencia de una problemática de orden social. La represión no soluciona nada. Algunos se molestan porque las FARC “toleran”, pero ya lo dijimos, ese es un problema social que debe abordarse como tal, y además, las FARC no somos policías antinarcóticos. Hicimos a través del comandante Manuel una propuesta de sustitución de cultivos ilícitos dirigida al campesino, pero el gobierno la desestimó, porque necesita el pretexto para seguir agrediendo y justificar la injerencia de los Estados Unidos en nuestros asuntos internos. También propusimos en el pasado la legalización del consumo, pero respondieron negativamente porque el problema era global. Ahora hay ex presidentes muy ilustres, como Gaviria, abogando por la legalización, y no porque haya entrado en razón, porque crea que así como ocurrió con el tabaco y ron puede ocurrir con la cocaína, sino porque detrás están las trasnacionales farmacéuticas que de repente descubrieron que allí hay un gran filón de oro para sus negocios. 

19. ¿Por qué se dice entonces que las FARC tiene alianzas con las BACRIM? ¿Si no hay esas alianzas, de qué se trata?

   Porque es una campaña mediática. ¿Para qué tienen a las denominadas BACRIM? Para garantizar el Carrusel de las tierras en Urabá y alimentar la farsa de la entrega de tierras que ha sido puesta en escena en esa región. Su tarea es revictimizar a los despojados para que las tierras vuelvan a los despojadores, los bananeros, ganaderos, palmicultores, a Gabriel Harry, a los Vélez, a los Gaviria, a los Sierra, a los Argote. Y tienen a las BACRIM también para colocarlas como guachimanes en los sitios que serán objeto de extranjerización y de explotación minero-energética. Después les darán una patada en el derrier y los extraditarán a los Estados Unidos, como a los otros.

20. ¿Para ustedes qué son las BACRIM?

   Grupos para estatales. Hay unos generales retirados reactivando el paramilitarismo.

21. Su mensaje representa un porcentaje de la población rural y urbana, ¿consideran que ese acumulado es suficiente para una participación que logré transformaciones políticas en el mediano plazo?

   El anhelo de transformaciones políticas, económicas y sociales crece y crece todos los días en Colombia y moviliza gente y en esa motivación fincamos todas nuestras esperanzas de articular un contingente unificado de sectores sociales en torno a algo nuevo para Colombia, una forma distinta de hacer política que tenga como propósito la dignidad humana ante todo, la soberanía, la democracia verdadera. Hay un ataque abusivo y desproporcionado del gobierno contra las capas medias del país a través de la tributación. ¿Cómo es posible que para garantizar favorabilidades y exención de impuestos a las trasnacionales, a la industria extractiva, estos tengan que pagarlos las capas medias y el pueblo en general? El gobierno quiere mandarnos a todos al inframundo porque en su soberbia y actuación impune cree que la gente va tolerar que le pisoteen mansamente, todo el tiempo, su dignidad.

22.  En diversas entrevistas se les ha preguntado por los afectados y las víctimas que ha generado su accionar revolucionario. Ustedes afirman qué son una organización que nació de la represión estatal, de la negación en el acceso y la distribución de la tierra, en el devenir histórico y de la guerra de guerrillas se han cometido atentados a la vida e integridad de personas, ¿desde la ética revolucionaria aceptan qué son responsables de estas situaciones?

   Las víctimas, son víctimas del conflicto, en el que el Estado tiene una responsabilidad histórica por acción y por omisión. Para no irnos muy lejos en esta triste historia está el genocidio de 5 mil militantes y dirigentes de la Unión Patriótica. Hay que identificar a las víctimas, informar cómo marchan los procesos de incriminación de los victimarios. El Estado, que es el victimario por antonomasia, debe responder por las masacres y las fosas comunes perpetradas por el paramilitarismo de Estado, el desplazamiento forzoso de 5 millones de campesinos, los falsos positivos, por los que se debe responder jerárquicamente, empezando por el ex presidente Uribe y su ministro de Defensa Camilo Ospina, los generales y todos los involucrados en estos crímenes de lesa humanidad, que estamparon sus firmas en la fatídica Directiva 029, sobre todo ahora que están atados al Estatuto de Roma.

   En cuanto a las FARC, ya hemos explicado, que sólo hacemos uso de un derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de alzarse en armas contra la opresión. La nuestra es una respuesta a los victimarios. Las FARC no proyectan acciones contra la población civil, sino contra objetivos militares. En medio del fuego seguramente se afecta a la población, pero no es el cálculo y la intención de la guerrilla.

23. El gobierno ha manifestado que ustedes se han apropiado de más de 800 mil hectáreas de tierra. ¿Qué opinan de esta afirmación?
   Esa es la estadística manipuladora de los victimarios. Con ello pretenden tapar con tierra la acumulación latifundista generadora de miseria y desigualdad en el campo. Es una maniobra de corto vuelo que busca desesperadamente encubrir la entrega del territorio, la soberanía, al saqueo exacerbado de nuestras riquezas naturales y energéticas por las trasnacionales. Con la invención de las 800 mil hectáreas, buscan, además, seguir golpeando a la gente que estorba al proyecto de extranjerización de la tierra que ya tienen diseñado. Muy poco se habla, por ejemplo, de la titulación del INCODER a testaferros de los despojadores de más de 312 mil hectáreas de tierra. Los 92 predios de la hacienda Las Tangas supuestamente devueltos a sus dueños, siguen en manos de poderosos despojadores en fundos dedicados a la ganadería.

24. Cuándo se acercaron por primera vez a estrechar la mano del general Naranjo y de Mora Rangel, ¿qué experimentó, qué valoró?

   El encuentro con el general Jorge Enrique Mora ocurrió en un coctel nocturno organizado por la cancillería Noruega en Oslo, al que asistieron los países garantes, Cuba y Noruega y los acompañantes en representación de los gobiernos de Venezuela y Chile. Prácticamente no hablamos en esa ocasión. Pero el general Mora es un vocero del gobierno designado soberanamente por el presidente Santos. En la mesa sí nos hemos encontrado y en las relaciones prima el respeto recíproco. Sabemos que cuenta con el respaldo de la oficialidad en servicio activo y de los generales en retiro. Con el otro general, solo encuentros fugaces.

25. ¿Cómo y qué se imagina usted haciendo en 10 años?

   Todo depende del desenlace de este esfuerzo por la paz, al que deben integrarse, más y más colombianos.

26. Para ustedes ser de las FARC es como ser parte de una familia, según expresan en diversas entrevistas, ¿qué pasa con su familia de sangre?, ¿Han comprendido su opción?, ¿Hay divergencias, comprensión?

   Con un Estado tan arbitrario, que aplica el delito de sangre, es mejor no hablar de ese tema.

27. Se especula mucho sobre la situación de salud del presidente Chávez, dicen que las historias son de los pueblos, ¿si hay un desenlace fatal con el nuevo mejor amigo del presidente Santos, consideran que hay garantías para continuar en un proceso serio hacia la paz?

  Sólo deseamos que el Presidente Chávez recupere plenamente su salud. Es tan grande el aporte que ha hecho para lograr la concordia entre los colombianos, que sin su concurso no se habría instalado la mesa de conversaciones de La Habana.