Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com

martes, 9 de octubre de 2012

EN EL MARCO DE LA X CONFERENCIA DE MINISTROS DE DEFENSA DE LAS AMÉRICAS ORGANIZACIONES HACEN DEMANDAS CONTRA LA MILITARIZACIÓN

(Adital).- En virtud de la realización de la X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, que comienza hoy (10) y se extiende hasta el miércoles en Punta del Este (Uruguay), másde 30 organizaciones y personalidades de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Haití, México, Paraguay, Uruguay y Venezuela firmaron un documento en el que piden, entre otras demandas, compromiso con la desmilitarización del continente.
Las 37 organizaciones, colectivos, asociaciones, movimientos y personalidades que firman el petitorio manifiestan en el documento su preocupación por el aumento de la presencia militar de Estados Unidos en la región por el hecho de que esta situación representa, en forma clara, una amenaza a la soberanía de todos los pueblos y al derecho a la paz.
Además de la demanda principal –la desmilitarización del continente– también piden que los ministros de defensa se ocupen de la concreción de otras acciones, entre las cuales se encuentran la eliminación de las bases militares extranjeras del continente latinoamericano, así como el retiro de las tropas extranjeras que usan bases nacionales. Otro pedido es el fin de los ejercicios militares conjuntos realizados bajo la doctrina y dirección del Pentágono (Estados Unidos).
Entre los reclamos también está el cierre de la Escuela de las Américas, reivindicación que se realiza desde hace más de 20 años; el cierre del patrullaje de la IV Flota de la Marina estadounidense en las costas y red fluvial de América Latina; además del fin definitivo de la llamada "guerra contra las drogas”, que ya cobró miles de vida, sobre todo en Colombia, México y América Central. Las organizaciones sugieren que la actual política sea cambiada por una política pública integral, multilateral y con énfasis en acciones de salud pública.
"Asimismo, urgimos a los Estados a revertir la tendencia a militarizar funciones del Estado que no competen a la Defensa y por ende al ámbito militar”, piden, esclareciendo que los Estados democráticos de derecho tienen agencias especializadas e idóneas, de carácter civil, para ofrecer atención humanitaria y actuar en catástrofes naturales, en el control de las migraciones y de las políticas de seguridad ciudadana.
Concientes de que las Fuerzas Armadas fueron creadas para actuar en conflictos que involucran a otras naciones y para eventuales confrontaciones armadas, las organizaciones repudian la política impulsada por Estados Unidos y adoptada por algunos países, de involucrar a las Fuerzas Armadas en asuntos de seguridad interna bajo el pretexto de "nuevas amenazas”. Situación que viene sometiendo al narcotráfico, la protesta social y la resistencia a los megaproyectos de infraestructura o a la extensión del agronegocio a la actuación de las Fuerzas Armadas.
También piden la reducción de los gastos militares y su conversión en gastos sociales, acción que, creen, puede ayudar a convertir a las Américas en un territorio de paz.
Haití, país que sufrió grandes pérdidas humanas y materiales con el terremoto del 12 de enero de 2010, también fue recordado. En el documento, piden a los gobiernos que continúen y profundicen el apoyo social y económico a la República de Haití y para concretar el retiro completo de las tropas de la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití (Minustah). En el caso de Paraguay, país que sufrió un "golpe de Estado institucional” en junio de este año, llaman la atención sobre la amenaza de reproducción de nuevos golpes, alertando que pronunciar el rechazo no es suficiente.
"Finalmente, instamos a los Estados a prestar especial atención al proceso de diálogo anunciado en Colombia, que conduciría a la solución negociada del conflicto armado que se vive en ese país. La violencia desatada por dicho conflicto ha ocasionado miles de muertes, millones de desplazamientos forzados, graves violaciones a los derechos humanos y se ha convertido en un pretexto para justificar la intervención militar estadounidense en Colombia y en la región entera”, exigen, recordando que una solución al conflicto sería benéfica para la estabilidad regional.