Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com

jueves, 17 de enero de 2013

CUBA: 47°ANIVERSARIO DE LA OSPAAAL, ORGANIZACIÓN DE SOLIDARIDAD TRICONTINENTAL

(Alba TV).-  Hace 47 años nacía la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAAL). En el marco de las luchas por la liberación nacional en todo el mundo y con el ejemplo de Cuba resistiendo las hostilidades del imperialismo, a escasas 90 millas de los EE.UU, la OSPAAAL nace el 16 de enero de 1966, por acuerdo de la Conferencia Tricontinental celebrada en La Habana.
En conversación con ALBA TV, Lourdes Cervantes Vázquez, jefa del Departamento Político de la organización, expresó que “el objetivo principal con el que nace nuestra organización es el de unir, acercar y enlazar a los movimientos de liberación de aquella época, en su lucha por alcanzar la independencia y la soberanía nacional. Estamos hablando de una época en que la comunidad independiente de naciones no era ni la mitad de lo que es hoy la comunidad internacional".
“En la medida en que han ido pasando los años, nuestra organización de manera creativa ha ido colocando es sus prioridades de trabajo aquellas que resultan las prioridades de las luchas de los países del Tercer mundo. Y aunque la batalla contra la descolonización sigue siendo uno de nuestros objetivos de trabajo, porque todavía tenemos que luchar por la independencia de Puerto Rico, por la recuperación de la soberanía argentina de las Malvinas, por la autodeterminación del Sahara occidental, por la constitución del estado independiente en Palestina, por mencionar las causas emblemáticas de la lucha descolonización en nuestra época -hay otras-, también forman parte de nuestras prioridades de trabajo las luchas por la unidad y por la integración, la lucha frente a la crisis climática, la lucha contra las agresiones imperialistas que se multiplican por todo el planeta, la lucha contra la instalación de bases militares y la escalada de militarización, de la cual son siempre víctimas nuestros países”.

 
Hacia la Cumbre de los pueblos en Chile y la Asamblea fundacional del ALBA
Entre otras iniciativas, en estos momentos la OSPAAAL se encuentra trabajando en la organización de la Cumbre de los Pueblos, que se llevará a cabo el 25 y el 27 de enero en Santiago de Chile, en paralelo a la realización de la Cumbre entre la Confederación de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) y la Unión Europea (UE).
“Por primera vez América Latina y el Caribe llega a la histórica cumbre con la Unión Europea con ese salto cualitativo que significa la CELAC. Se convoca entonces, en forma paralela, a la Cumbre los pueblos. Se espera que la Cumbre pueda producir un documento de unidad, de consenso. Se trata de un evento abierto para producir insumos que tributen a la cumbre UE-CELAC con las posiciones desde los pueblos, que identifiquen cuáles son nuestras prioridades de lucha hoy, cuál es nuestra posición frente a la crisis del capitalismo, frente al continuidad de ese modelo expoliador, saqueador, extractivista, de las trasnacionales en relación con América Latina y el Caribe. Que identifiquen qué es para nuestros pueblos prosperidad, cuál es el paradigma civilizatorio que nos estamos plantando frente a la crisis generalizada, sistémica y multidimensional del capitalismo. Por ahí andan los objetivos que nos estamos planteando”, explicó Cervantes, quien también se refirió a la asamblea fundacional de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA, que se desarrollará en el mes de abril en San Pablo, Brasil.
El evento, que se iba a realizar entre el 18 y el 23 de enero, fue postergado por razones prácticas y razones políticas. Entre ellas, la situación de salud del Presidente Hugo Chávez, y el consecuente alerta de los movimientos ante las operaciones de la derecha de Venezuela y otros países, que intentan desestabilizar la región, en alianza con los Estados Unidos.

El ALBA de los movimientos sociales, un salto cualitativo
"Este proceso de articulación nace en la expectativa que genera, en toda la izquierda social más orgánica, comprometida y con antecedentes de lucha y resistencia en nuestro hemisferio, el llamado que hace el presidente Chávez en el año 2007, en la Cumbre del ALBA celebrada en Tintorero, a que los movimientos sociales se organizaran y formaran parte del proyecto de integración que cristaliza en el ALBA. Esto es absolutamente inédito, de una originalidad y una valentía política sin precedentes. Nunca, ningún proceso de integración ha tenido en su seno una estructura institucional que agrupe a movimientos sociales y organizaciones populares jugando un rol determinante en los destinos, objetivos, brújula y orientación de los proyectos mismos de la integración". Así se está construyendo, para los países cuyos Estados forman parte del ALBA, un Consejo de Movimientos Sociales, y al mismo tiempo, un espacio amplio, que abarca a todo el continente: la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA, donde también pueden integrarse aquellas organizaciones populares de países que -a nivel gubernamental, aunque no de los pueblos- han decidido mantenerse al margen de la articulación promovida por el presidente Hugo Chávez, entre otros líderes de la región.
“La Venezuela bolivariana, a la que todos le reconocemos tanta gloria y tantos méritos en esta ola transformadora continental que estamos viviendo hoy, que marca un momento político inédito, únicamente comparable con la etapa de la independencia del colonialismo español, el segundo gran momento histórico de nuestro continente”, expresó Lourdes.
Esta iniciativa de articulación de movimientos, no exenta de dificultades y contradicciones, sigue vigente con el objetivo de “dar un salto: de la dispersión de las luchas reivindicativas de los movimientos hacia la construcción de una plataforma de construcción continental de lucha antiimperialista, que toma al ALBA como un horizonte emancipador”.
“La carta de Belem -aprobada por movimientos sociales de todo el continente en 2009- es un documento programática que nos une, con gran legitimidad. Desde esa fecha hasta hoy ha venido creciendo un núcleo político, que tiene una Secretaría operativa que integran países como Brasil, Argentina, Cuba, Colombia, Venezuela. Tenemos ya un acumulado de trabajo en plataformas, articulaciones, espacios, redes, autoconvocatorias, que alcanzan a 22 países del continente, con un trabajo fuerte en once de ellos. De manera que este proceso se nutre de lo mejor del acumulado de nuestras luchas y resistencias anteriores, y también persigue el fin de la acumulación en sí mismo, porque lo que vayamos construyendo en estos cinco ejes en los respectivos países: organicidad, formación política, solidaridad, información contrahegemónica y alternativa y movilización popular, resultan una garantía para el futuro de la lucha y el futuro de la vida de nuestros pueblos en América Latina y el Caribe”.