Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com

viernes, 21 de septiembre de 2012

CONSUMO DE MAÍZ DE MONSANTO CAUSÓ HORRIBLES TUMORES EN RATONES

(El Ciudadano).- Las ratas alimentadas durante toda su vida con maíz transgénico de Monsanto o expuestas mediante el consumo de agua a su fertilizante más vendido, Roundup, sufrieron tumores y daños múltiples en sus órganos, según un estudio francés publicado este miércoles, el cual generó duras críticas de expertos independientes.

El consumo de maíz genéticamente modificado (maíz GM) y los niveles de consumo de trazas del fertilizante químico “Roundup” de Monsanto causó el desarrolló de tumores horribles en ratones de laboratorio, además de daño generalizado a órganos y muerte prematura. Esa es la conclusión de un impactante estudio donde se examinaron los efectos a largo plazo del consumo de maíz transgénico de Monsanto.
El estudio ha sido considerado como “la investigación más exhaustiva jamás publicada sobre los efectos sanitarios de los cultivos de alimentos genéticamente modificados y el herbicida Roundup en ratas.”
Las noticias de estos hallazgos se está extendiendo como un reguero de pólvora a través de Internet, incluso con los medios de comunicación aparentemente en estado de shock por las fotos de ratas con tumores múltiples y grotescos … tumores tan grandes que las ratas incluso tenían dificultad para respirar en algunos casos.
“Monsanto Roundup herbicida y el maíz GM implicado en chocante nuevo estudio sobre el cáncer”, escribió The Grocery, una popular publicación del Reino Unido.
“Los científicos encontraron que las ratas expuestas a la más mínima cantidad, desarrollaron tumores mamarios y hepáticos graves y daño a los riñones desde los cuatro meses en los machos y desde los siete meses para las hembras.”
El Daily Mail en tanto informó que “”Los animales con la dieta GM sufrieron tumores mamarios (…). Los investigadores dijeron que el 50 por ciento de los machos y el 70 por ciento de las hembras murió prematuramente, en comparación con sólo el 30 por ciento y 20 por ciento en el grupo de control”.
El estudio, dirigido por Gilles-Eric Séralini, de la Universidad de Caen, fue el primero que examina a largo plazo (toda la vida) efectos del consumo de organismos modificados genéticamente.