Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com

viernes, 14 de diciembre de 2012

COSTA RICA: ORGANIZACIONES APELAN REGLAMENTO QUE PERMITE LIBERACIÓN DE TRANSGÉNICOS EN EL MEDIO AMBIENTE

(Adital).- Ante el peligro de que el medio ambiente de Costa Rica sea contaminado con semillas y materiales transgénicos, organizaciones sociales y ambientalistas presentaron ayer (12) una acción de inconstitucionalidad contra los artículos 117, 118 y 132 del Decreto Ejecutivo 26921, del Ministerio de Agricultura y Pecuaria del 20 de marzo de 1998 "Reglamento a la Ley de Protección Fitosanitaria”, pidiendo la suspensión de todos los procedimientos administrativos que permiten o certifiquen la liberación de transgénicos en el país.
Dos empresas que plantan maíz transgénico de la Monsanto solicitaron recientemente al gobierno de Costa Rica, el permiso para plantar 35 hectáreas con 4 variedades de semillas de maíz genéticamente modificado, en la provincia de Guanacaste.
De acuerdo con la Red Nacional de Coordinación en Biodiversidad y otras organizaciones que presentaron la acción judicial de inconstitucionalidad, los artículos cuestionados trasgreden el derecho constitucional a un ambiente sano y equilibrado, y también viola el derecho de participación ciudadana en cuestiones de interés ambiental, ya que el caso se trata de la liberación de organismos genéticamente modificados, lo que puede causar daños al ambiente y a la salud de las personas y de los animales.
Ellos critican el hecho de que los permisos para la liberación de material transgénico en el medio ambiente han sido concedidos sin haber sido realizada una consulta previa de evaluación de impacto ambiental, como determina el artículo 92 de la Ley de la Biodiversidad, y sin considerar los riesgos que los transgénicos traen a la biodiversidad.
"Es un hecho irrefutable que la siembra y liberación al ambiente de organismos genéticamente modificados puede afectar considerablemente y hasta dañar de forma irreparable la biodiversidad, como consecuencia de la transferencia de genes –contaminación genética- provenientes de materiales u organismos transgénicos hacia especimenes silvestres, que hasta entonces no habían estado en contacto con esos genes y que podrían sufrir alteraciones imprevistas e irreversibles”, argumentan.
También consideran "abusiva y desproporcionada” la norma que establece que ‘toda la información técnica o científica’ sobre el consentimiento de estos permisos sea confidencial. Para ellos, esa restricción viola el derecho fundamental que cualquier ciudadano/a tiene de obtener información sobre asuntos de interés público y que puedan afectar al medio ambiente común de todos y todas.